divendres, 16 de setembre de 2016

El MMTC i el treball digne



CAMPAÑA INTERNACIONAL
POR LA DIGNIDAD DEL TRABAJO Y UNA RENTA BÁSICA UNIVERSAL
LLAMADA A LA SOLIDARIDAD MUNDIAL


¿Tiene sentido nuestra vida? En una sociedad muy agitada tal como hoy la vivimos, y con la duda del mañana, todo ser humano, cristiano o no, se siente interpelado en su conciencia:”¿Tiene sentido nuestro recorrido de vida en la tierra?” Luego viene otro interrogante “¿Que razones tiene nuestra utopía para querer realizar un mundo mejor para todos?”

Para nosotros, militantes de Movimientos evangelizadores afiliados al MMTC, en situaciones históricas, culturales, económicas, sociales, bien diversas, tenemos una referencia común que es Jesús, el obrero de Nazaret. Nos ha revelado que hay un Padre, que también es nuestro Padre, que nos conoce y nos ama sin excluir a nadie. “Existe” y “trabaja”, dice Jesús, el universo es su obra de creación, en continua expansión. Nosotros los humanos, formamos parte de éste universo y todos estamos llamados por El a participar en éste trabajo, cada cual con los talentos recibidos de la naturaleza, en total libertad, para lo mejor o lo peor. Es el proyecto de Dios que Jesús nos ha anunciado: una sociedad solidaria, justa y fraterna. “Este proyecto de Dios para el mundo ya ha empezado a realizarse y los más pequeños entre los trabajadores y trabajadoras comprenden ciertas cosas del Reino de Dios, mejor que muchos doctores que pretenden saberlo todo.

La tarea es difícil pero hay trabajo para todos, habrá fracasos, luchas, sangre derramada, pero este proyecto de amor y de justicia nos deja una certeza, Jesús esta vivo para siempre, se le puede llamar Señor, volverá y nos presentará un mundo nuevo, transformado y maravilloso. La Iglesia nació de las primeras comunidades de trabajadores y trabajadoras, decididos a continuar y extender el movimiento de Jesús sobre toda la tierra. Bajo la guía de los apóstoles y el soplo de Pentecostés, la Iglesia asume su misión de evangelización y nos apoya constantemente para anunciar la Buena Nueva de Jesucristo, con una atención especial a aquellos que están “más lejos”, los heridos por los fracasos o el sufrimiento, a los más pobres.
LAS PROVOCACIONES DEL PAPA FRANCISCO

“Formamos parte de la Iglesia que sale”, como dice el Papa en busca de las “periferias de la Existencia”, para realizar el proyecto de creación, asumir nuestros compromisos en la lucha contra el mal, integrados en la larga marcha de la historia para un mundo mejor y definitivo. Buscamos a ser los primeros a descubrir la realidad, comprometernos con generosidad, acoplarnos con otros movimientos populares, descubrir los frutos de nuestra acción y celebrar las victorias.
En realidad el Espíritu marcha con nosotros y siempre adelante, nos hace descubrir las etapas de la lucha cuando es sin violencia por nuestra parte, nos precede en el amor, la misericordia, el perdón, nos estimula a tomar iniciativas, sin miedo, a ir al encuentro del otro, a encontrar los que están lejos, a pararse a las encrucijadas para invitar a los excluidos (….) nos muestra también a Jesús arrodillándose delante las heridas para lavarlas. Ref.(cf.1jo4,10 – jo13,17 –EG, n24)


“Necesidad de defender el trabajo: Si alguien retira a otra persona el fruto de su trabajo, de su producción, cualquiera que sea, pone en peligro el orden y la paz social. Todo trabajador, trabajadora tiene necesidad de una renta básica para vivir con dignidad. (Génesi) (Laudato SI 75) (LaudatoSI 124-129)

                El papa nos recuerda también ….CUESTIONES QUE NOS DESAFIAN

La miseria
“La miseria social es un drama que atañe las familias en todo el mundo, sea en las grandes ciudades, o en el campo: paro, condiciones de trabajo precarias, barrios sin infraestructuras, servicios sociales y sanitarios eficaces, escuelas sin calidad, sin contar por los perjuicios causados por el consumismo y el narcisismo tan extendidos por la deformación de los medias.
“Además, en ciertos lugares, como si ello no fuera suficiente, la situación se agrava por la madre de todas las  pobrezas que es la guerra. A pesar de tantos obstáculos, hay familias pobres que buscan, heroicamente, organizar su vida cuotidiana de manera digna y honesta, invocando a Dios  como su único apoyo. Estas familias salvan la humanidad de la barbarie y delante ellas, deberíamos ponernos de rodillas”!
Diciendo éstas palabras en la audiencia general del 03 junio del pasado año, el papa Francisco invitó los fieles a rezar a partir del texto del Eclesiastés (cap4, 1-4) pensando en las familias que viven la prueba de la miseria:”Hijo mío, no prives al pobre de su subsistencia, no hagas languidecer los ojos del indigente, no hagas sufrir un alma hambrienta , no irrites un hombre en el esclarecimiento, no añadas un tormento a un corazón ya irritado, no hagas esperar tus dones al que tiene necesidad de ellos, no gires la cara al pobre, ni al indigente, para que ellos no acumulen motivos para maldecirte…”

Jornada mundial para la abolición de la pobreza
El objetivo no es reducir la pobreza, sino abolirla, reducirla a cero
En1990, 43% de la población mundial vivían en una situación de pobreza extrema. Hoy es el 21% cifra todavía muy elevada…conseguir la paz duradera y el desarrollo sostenible, es imposible mientras persistan éstos niveles de desigualdad. Hagamos llamada a los gobiernos, a la sociedad civil, “a fin de regularizar la producción de los bienes que todo ser humano tiene necesidad para su bienestar y repartir mejor todas éstas riquezas, materiales, culturales, de educación, de salud, espirituales, para un mejor bienestar de la humanidad entera.

Otras cuestiones para continuar firmes en la lucha de la campaña del MMTC por una renta básica universal- ¿Como hacer caer los muros de exclusión y de explotación que son el individualismo y el consumismo?

* Continuar el trabajo para construir puentes entre los pueblos que permitan demolir los muros de exclusión y de explotación
* Defender el proyecto de la solidaridad como proyecto de vida personal y colectivo.
* Luchar contra el individualismo, la ambición, la envidia y la codicia
* Trabajar para abolir el consumismo y la cultura del despilfarro
* Luchar para que la ciencia y la sabiduría sean utilizadas para el bienestar de los pueblos, y no al servicio de intereses, la explotación, manipulación o acumulación de riquezas en beneficio de pequeños grupos.
* Responsabilizarse por las antiguas y recientes situaciones de pobreza. Es suficiente pensar en los nuevos movimientos migratorios del siglo XXI, los refugiados que huyen de países en guerra a fin de ofrecer un futuro de paz para sus hijos.
* El servicio al bien común, en un Estado Democrático de Derecho donde la política encuentra sentido.
* Para desarrollar un testimonio auténtico y fecundo por laicos que quieren ser fieles al evangelio y a la clase trabajadora, el gran desafío es sin duda la formación cristiana, ya que nadie puede transmitir lo que no posee todavía. Conocer Jesucristo, tratarlo como se trata a un hermano, un gran amigo; conocer las razones de nuestra Esperanza, no separar la fe de nuestros compromisos políticos o sociales: aquí se encuentra la base de la misión de evangelización para todos los miembros del pueblo de Dios.
* Ningún ser humano puede ser feliz mientras que en el mundo una persona sufra hambre, esté sin techo, o sin empleo. Puesto que un hombre sin trabajo y sin ingresos pierde su dignidad y sin dignidad está tentado de dejarse ir, dejarse morir…nuestro destino para todos es ser felices

LA LUCHA ES POR UNA RENTA BÁSICA UNIVERSAL
TECHO, TIERRA, TRABAJO, SALUD, TRANSPORTES, EDUCACION, CULTURA, ESPARCIMIENTO
MEDIAS IMPARCIALES Y ESTRUCTURAS POLÍTICAS DEMOCRÁTICAS
LA VERDADERA PROTECCIÓN SOCIAL EXIGE…
QUE SEA EJERCIDA BAJO EL CONTROL DEL PUEBLO