dissabte, 29 de setembre de 2012

Xerrada sobre el compromís social dels cristians

La Fundació Pere Tarrés us convida a participar al dinar-conferència-col·loqui:
«El compromís social dels cristians»

Mons. Sebastià Taltavull, Bisbe Auxiliar de Barcelona.
La presentació anirà a càrrec del Sr. Ignasi García Clavel, director d'Afers Religiosos de l'Ajuntament de Barcelona.   
La reserva del dinar es pot fer clicant aquí. L'aforament és limitat, primarà l'ordre d'inscripció. El preu del dinar és de 20 €.
Per més informació, contactar al telèfon 93 430 16 06
El hashtag de la jornada serà #ForumPereTarrés

  • Data | 19 d'octubre
  • Hora | de 14.00 a 16.00
  • Lloc | Alberg Pere Tarrés Numància, 149. Barcelona


divendres, 21 de setembre de 2012

 
Demà 22 de setembre de 2012 hi ha Comunitat de l'ACO del Vallès a les 19:30h  al local parroquial de Sant Francesc d'Assís (carrer de Barcelona 36 baixos, Bellavista (Les Franqueses del Vallès)).

Coneixerem més a Jesucrist fent estudi d'evangeli i celebrarem fraternament l'eucaristia en comunió amb ell.


 
A VOSALTRES...

Familiars, amigues i amics de les parròquies, moviments, grups i entitats socials amb qui hem compartit durant molts anys, i encara compartim, anhels, esperances i treballs  des d’una perspectiva humana i evangèlica. En aquests moments difícils des de tants punts de vista i tant doloroses per a molts, amb el desig d’acompanyar-nos mútuament, i sense cap pretensió de donar lliçons a ningú, com a col·lectiu de companys de la promoció 1960  del Seminari de Barcelona, volem manifestar

ELS NOSTRES SENTIMENTS  de dolor i tristesa davant els sofriments que parteixen milions de persones d’aquí i d’arreu del món per la manca de treball, la manca d’habitatge, els desnonaments, la guerra, l’exili forçós,la manca d’aigua i la fam. Sentiments d’impotència quan veiem que tornen unes condicions de treball que semblaven definitivament superades. Sentiments d’indignació davant l’explotació dels més  febles i dels infants en  l’obtenció de primeres matèries i  la fabricació de productes que assegurin un marge més gran de beneficis. Sentiments  de protesta davant unes guerres que no obeeixen més que a la voluntat dels poderosos d’assegurar o aconseguir el control dels recursos naturals, minerals  i especialment del petroli. Sentiments de vergonya aliena davant la hipocresia de persones que ocupen llocs importants en la societat que utilitzen pel seu profit personal,  o per satisfer la seva vanitat., o per interessos partidistes

ELS NOSTRES PENSAMENTS: no som economistes, ni polítics, ni banquers, ni sociòlegs, però som humans i res del què és humà ens és aliè. Pensem que el pretès “ordre” que regeix el món és en realitat un desordre profund, perquè no està fonamentat en el respecte a la dignitat inalienable de la persona humana sinó en la llei suprema del màxim benefici al preu que sigui, en la tirania dels “mercats”,  en l’acumulació del capital en mans d’uns pocs que són els que menys contribueixen el bé comú. La  conseqüència evident és la desigualtat escandalosa entre uns pocs multimilionaris que des de l’ombra ho dominen i manipulen tot a nivell global i els milions de pobres d’arreu del món. Creiem que aquests pensaments ens apropen  i ens fan solidaris de moltes persones de qualsevol cultura o religió, que lluiten  per aconseguir que “un altres món”  sigui realitat.

LA NOSTRA FE:  Ens confessem cristians, creients en Jesús, que va viure i va morir per anunciar el projecte de Déu : fer de  la humanitat una família de germans sense cap mena de discriminació: “Ja no hi ha jueu ni grec, esclau ni lliure, home ni dona” (Gal 3,28).  Som humans i ens reconeixem febles i limitats, però creiem que Jesús ens acompanya en el nostre caminar i que el seu Esperit ens mou des de dins de nosaltres mateixos perquè siguem honestos i transparents, portant a la vida el què demanem i esperem dels altres. Ens hi estimula també el testimoni  de molts homes i dones, cristians o no, que es comprometen  en la lluita per fer un món més humà. Ens reconeixem corresponsables de l’Església, i com a tals confessem que sovint, per por o per interès,  no hem denunciat les injustícies, hem tolerat els abusos dels dictadors i fins i tot els hem beneit,  hem callat davant les actuacions dels poders econòmics contra els més febles. D’aquesta manera no es construeix la família dels fills del Déu que Jesús ens ha fet conèixer com a Pare de tots sense excepció,  ni fem  cas del seu rotund advertiment sobre la impossibilitat de servir a dos senyors: Déu i el diner. Però avui, en adreçar-vos aquest manifest, volem renovar la nostra fe, la nostra esperança i la decisió de continuar posant la nostra vida al servei de tots els germans

dilluns, 17 de setembre de 2012

Manifest de l'HOAC i de la JOC

‘NO NEGARÁS JUSTICIA AL POBRE’ (Ex 23,6)
Comunicado de la HOAC y la JOC ante la actual situacion política y económica
HERMANDAD OBRERA DE ACCIÓN CATÓLICA y JUVENTUD OBRERA CRISTIANA, difusion@hoac.es
MADRID.

Cada día que pasa, las familias del mundo obrero y del trabajo ven crecer la inseguridad, la incertidumbre y el miedo. Va aumentando el número de personas que pasa a engrosar las listas del paro. Personas que acuden a Cáritas, a comedores sociales, que son amenazadas por los bancos, al no poder pagar las hipotecas que asumieron cuando disponían de un puesto de trabajo, inmigrantes que se quedan sin atención sanitaria, jóvenes que ven ante sí un futuro incierto en lo educativo, lo laboral, con imposibilidad de desarrollar un proyecto de vida personal…
Son algunas de las consecuencias visibles de esta situación económica en la que nos han metido los poderosos de este mundo, en nombre del idolatrado mercado. Y a esta situación hemos llegado, entre otras cosas, por unas formas de vida muy poco solidarias y por una cultura social que ha favorecido que personas y, sobre todo estructuras, no hayamos tenido en cuenta la justicia debida a los más empobrecidos.
Los gobiernos desarrollan una serie de medidas políticas cuyo fin es el incremento de los beneficios de una minoría frente a las necesidades de la mayoría. Son medidas inmorales, al pretender organizar la vida de espaldas al trabajo y a las necesidades humanas, medidas que están creando mayor desigualdad y pobreza y que no debemos aceptar con resignación.
Ante esta situación la HOAC y la JOC, como Iglesia en el mundo obrero, queremos manifestar:
Que no es ético, humano, ni cristiano continuar poniendo en el centro de la vida política y legislativa medidas que condenen a la pobreza, a la exclusión y a la esclavitud a miles de personas, de familias, tanto en nuestro país, como en el resto del planeta. Se están destruyendo los derechos sociales y laborales.
Que ante esta situación las organizaciones sociales, políticas y económicas, y también todas las personas, hemos de plantearnos cómo es posible organizar la vida social, la economía, la política, desde otros criterios que no sean prioritariamente el de la lógica del beneficio.
“El primer capital que se ha de salvaguardar y valorar es el hombre, la persona en su integridad” (Benedicto XVI)
“Las necesidades de los pobres deben tener preferencia sobre los deseos de los ricos; los derechos de los trabajadores, sobre el incremento de los beneficio” (Juan Pablo II) “Un criterio justo no debe basarse en recortes desproporcionados en servicios esenciales para los pobres. El criterio moral que debe regir es que la “economía existe para la persona y no la persona para la economía” (Obispos de EEUU, septiembre 2012 con motivo del día del trabajo).
Queremos poner de manifiesto que existe también otra realidad, de la que los medios de comunicación no suelen hacerse eco. Son hechos y experiencias de vida humana, que nos muestran que es posible vivir de otra manera, construir otra sociedad más fraterna, desde criterios no economicistas, donde todas y todos podamos vivir con dignidad. Para los creyentes son signos del Reino de Dios y suponen, para la JOC, la HOAC y otros movimientos cristianos, una constante de lucha diaria contra la indignidad que provoca este sistema.
Así nos lo muestran tantas experiencias y acciones que se están viviendo dentro y fuera de nuestras fronteras:
·                    las plataformas de afectados por las hipotecas y la solidaridad con las personas que se quedan sin vivienda;
·                    las expresiones variadas contra los recortes sociales, como las movilizaciones sindicales y sociales;
·                    las diversas manifestaciones de trabajadoras y trabajadores mostrando su rechazo ante el cierre de empresas, ante los ERES; las asambleas de parados y paradas dispersas por todo el territorio del estado, buscando alternativas para el reparto del empleo;
·                    las plataformas vecinales que trabajan por la construcción de barrios donde poder vivir con dignidad;
·                    las experiencias de tantos colectivos que fomentan el empleo, empresas de inserción, cooperativas, las redes de solidaridad nacional e internacional, los bancos de tiempo, los economatos solidarios, la banca ética, tiendas a coste cero, la solidaridad familiar, vecinal, o los grupos de personas que comparten sus bienes con otras familias…
Todas estas experiencias son muestras de que hay alternativas, de que es posible otro tipo de sociedad, otro tipo de cultura solidaria. Son prácticas generadoras de otra cultura que hace viable nuevas formas de organización de la vida social, donde lo económico no tiene la última palabra y donde el centro es el ser humano y sus necesidades. A eso estamos llamados, ahí encuentran los hombres y mujeres de hoy, creyentes o no creyentes, la felicidad y ahí debemos encontrarnos para potenciarlos. 
Madrid, 14 de septiembre de 2012.

divendres, 14 de setembre de 2012

Borsa de treball


LXVII Asemblea Diocesana d'Animadors del MIJAC de Barcelona i Terrassa

https://mail-attachment.googleusercontent.com/attachment/?ui=2&ik=f3dba55e3d&view=att&th=139bf395f4325e39&attid=0.2&disp=inline&realattid=f_h71p50s61&safe=1&zw&saduie=AG9B_P_jFYERMiXo3nuvmIMQN7PN&sadet=1347621777454&sads=87ZhXeBVxO-x7oRmrfkixU9WBdk

Dos llibres a tenir en compte

 

Bon dia, amics, amigues,

El proper dijous 27 de setembre, a les 7 de la tarda, al carrer Rivadeneyra 6, 3r.,  es presentaran dos llibres del CPL que tenen molt a veure amb els nostres moviments: “Fer front a la pobresa”, de la Pilar Malla, militant de l’ACO entre moltes altres militàncies, i “La JOC, un missatge viu”, un recull de textos de Joseph Cardijn. La presentació comptarà amb persones prou conegudes entre nosaltres: Jaume Fontbona, Josep Lligadas, Pilar Malla i Alba Ribas. I s’acabarà amb una copeta de cava, que mai no fa nosa. 

Mercè Solé (militant de l'ACO)

diumenge, 9 de setembre de 2012

Déu i el diner


 

Entrevista a José Antonio Pagola, teólogo
“Jesús interrumpiría nuestras misas para recordarnos que no se puede servir a Dios y al dinero”
Cristina Ruiz Fernández
Miércoles 5 de septiembre de 2012
Publicado en alandar nº290

Cristianismo, mercado y movimientos sociales será el tema del próximo Congreso de Teología, organizado por la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII. Esta convocatoria contará con la participación del teólogo José Antonio Pagola, que será el encargado de la última ponencia, que tiene un título rotundo y bien conocido: “No podéis servir a Dios y al dinero”. Hemos charlado con él sobre estos temas, para buscar, en este contexto de crisis, caminos y salidas proféticas al estilo de Jesús de Nazaret.
Cristianismo, mercado y movimientos sociales… son tres conceptos que, a priori, para mucha gente no tienen nada que ver entre sí. ¿Cuál es la relación entre ellos?
No hemos de olvidar que en el origen del cristianismo está el movimiento profético impulsado por Jesús para abrir caminos al reinado de Dios y su justicia. Los movimientos sociales de los que se tratará en el congreso están inspirados y motivados por la voluntad de construir una sociedad más justa, digna y dichosa para todos. La dictadura impuesta por los mercados financieros, por el contrario, funciona sin pensar en el bien de la comunidad humana, ignora el destino común de la Humanidad y sigue generando hambre y explotando peligrosamente los recursos de la Tierra.
Se nos ha dicho: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. ¿Cómo se hace compatible esto con la implicación social y el compromiso en casos, por ejemplo, como las protestas ante los desahucios y los abusos de la banca?
Estas palabras de Jesús suelen ser interpretadas con frecuencia de manera falsa e interesada. Jesús no está pensando en Dios y el César como dos poderes que pueden exigir cada uno de ellos, al mismo nivel, sus propios derechos a sus súbditos. Su idea es ésta: no deis a ningún César lo que solo pertenece a Dios. Y de Dios son los pobres, los pequeños, los desvalidos… No se ha de sacrificar la vida de los indefensos a ningún poder económico, político o religioso. Éste es el principio evangélico básico que nos urge a defender a los desahuciados, los parados, los excluidos de asistencia sanitaria… frente a cualquier poder que los oprima.
¿Y cómo se hace compatible esa misma frase con los altos cargos políticos y económicos que hacen gala de pertenencia a la Iglesia católica?
Lo decisivo en el seguimiento a Jesús no es la pertenencia a la Iglesia católica ni el cumplimiento más o menos correcto de las obligaciones y prácticas religiosas, sino el esfuerzo por entrar en la dinámica del Reino de Dios y su justicia, organizando nuestra vida animados por su Espíritu. El cristiano que ostenta un poder político, económico o religioso ha de estar muy atento a las grandes llamadas de Jesús: “No podéis servir a Dios y al dinero”; buscad que “los últimos sean los primeros y los primeros, últimos”, no hay que vivir para ser servidos sino para servir… El poder o es servicio a una vida más digna para todos, empezando por los últimos, o no tiene nada que ver con Jesús: hacer gala de pertenencia a la Iglesia católica no es lo más apropiado para ser testigo de Jesús.
¿Han encontrado la Iglesia institución e incluso las comunidades cristianas su papel en una sociedad cada vez más plural y secularizada?, ¿qué tipo de presencia pública le parece que deberían cultivar hoy las personas cristianas?
La Iglesia se resiste a ser despojada del poder social que ha tenido en otras épocas. Nos cuesta desprendernos de comportamientos y discursos de carácter autoritario. En ciertos sectores se hace de la Iglesia una “contra-sociedad” y de la fe una “contra-cultura”. Corremos el riesgo de hacer del cristianismo una religión del pasado, cada vez más anacrónica y menos significativa para las nuevas generaciones. Sin embargo, la crisis puede ser un tiempo de gracia para encontrar el único lugar social desde el que Jesús comunicó la Buena Noticia de Dios: siempre junto a los perdedores, defendiendo a los excluidos, compartiendo de cerca su sufrimiento, poniendo en riesgo nuestra seguridad por ellos… Algún día se tendrá que notar que también para nosotros los últimos son los primeros.
¿Qué aportación genuinamente cristiana podría servir en estos tiempos de crisis para salir de esta situación con más justicia?
Sin duda, la compasión activa y solidaria. Hemos de escuchar hasta el fondo la llamada de Jesús: “Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo”. Desde el poder económico todo se tiene en cuenta antes que el sufrimiento de las víctimas. Se pretende salir de la crisis como si no hubiera dolientes de ninguna clase. Hemos de reaccionar. No podemos vivir estos tiempos de crisis como espectadores del sufrimiento de los demás. La compasión que Jesús quiere introducir en la historia reclama una manera nueva de relacionarnos con el sufrimiento injusto que hay en el mundo. Más allá de llamamientos morales o religiosos se nos está exigiendo que la compasión penetre más y más en los fundamentos de la convivencia humana para rescatar a los perdedores y excluidos de la desesperación y el olvido.
¿Cómo han de entender hoy y aquí la opción preferencial por los pobres los diversos grupos y comunidades?
Creo que las comunidades cristianas han de ser más que nunca escuelas de concienciación, de denuncia y solidaridad. No basta vivir a golpe de impulsos de generosidad (Haití, Somalia,…). Hemos de aprender a desplazarnos hacia una vida más sobria para poder compartir más lo que nosotros tenemos y sencillamente no necesitamos. Aprender a renunciar a un determinado nivel de bienestar para poder orientar parte de lo nuestro a los más necesitados. Desde las comunidades podemos poner rostro concreto a las víctimas de la crisis y acercarnos a familias o personas necesitadas de nuestro entorno familiar, vecinal, parroquial… Es bueno comenzar desde lo cercano hasta irnos implicando cada vez más en otras dinámicas solidarias.
¿Va a cambiar en algo esta crisis nuestros patrones de valores?
No lo sé. La crisis puede conducirnos a un mayor nivel de solidaridad o puede encerrarnos en un egoísmo más irresponsable (el “sálvese quien pueda”). De hecho, preocupados por nuestra crisis, estamos ya olvidando todavía más a los países del hambre y la desnutrición. Tampoco hemos de excluir que una crisis prolongada genere rabia, ira y violencia con graves consecuencias para la cohesión social. Sin embargo, la crisis puede ayudarnos mucho a revisar y transformar ciertos modelos de vida. Por ejemplo, necesitamos redefinir nuestro modelo de bienestar: ¿qué bienestar?, ¿para quiénes?, ¿con qué costos humanos?, ¿con qué víctimas?... Necesitamos abandonar nuestra idolatría del dinero y aprender a usarlo con criterios más humanos: ¿qué hacer con nuestro dinero?, ¿para qué ahorrar?, ¿en qué invertir?, ¿con quiénes distribuir?... Necesitamos dar pasos eficaces hacia un consumo más responsable, no compulsivo o superfluo: ¿qué compramos?, ¿dónde compramos?, ¿para qué compramos?...
¿Qué imperativos morales, ante tanto sufrimiento e injusticia como acarrean determinadas medidas públicas y decisiones políticas, deberían tener en cuenta todas aquellas personas que buscan el Reino de Dios y su Justicia?
Voy a recordar solo los imperativos que juzgo más básicos y prioritarios. Lo primero, salir de la pasividad para comprometernos conscientemente a vivir esta crisis con más coherencia y dignidad, sin desentendernos mientras a nosotros nos vaya bien. Segundo, esforzarnos por saber lo que está pasando (causas, responsables, consecuencias…); el desconocimiento de la realidad es la primera causa de la falta de compromiso. Tercero, atrevernos a pensar y actuar fuera del sistema para entrar en la lógica y la dinámica del Reino de Dios: se nos pide vivir con una conciencia mucho más indignada. Cuarto, luchar contra la “ilusión de inocencia” que nos permite seguir instalados en un bienestar, vacío de compasión hacía las víctimas de la crisis. Por último, recuperar el interés por el bien común defendiendo los servicios públicos, luchando contra las medidas que generan mayores desigualdades y ayudando a los excluidos y perdedores.
La opinión pública recibe con rechazo y escepticismo las palabras de los obispos sobre casi cualquier tema. ¿Tiene la jerarquía que adoptar también un posicionamiento público ante la crisis?
En estos momentos la jerarquía debería hablar, al igual que Jesús, en nombre de los que sufren. Pero, para ello, los tiene que conocer, amar de cerca y llevarlos en su corazón. Esta sociedad no está esperando documentos redactados por especialistas que ofrezcan “doctrina social”. Necesita aliento profético: una palabra clara y clarividente, inspirada en el Evangelio de Jesús, que denuncie las injusticias, corrupciones y abusos concretos, y defienda a las víctimas inocentes de la crisis. ¿Qué piensa la jerarquía de los mercados financieros, el funcionamiento de la Banca española, la gestación de la “burbuja inmobiliaria” o las medidas que se imponen de manera implacable a la gente?
La Iglesia jerárquica no vive indignada como Jesús. Sin embargo, debería ser centinela sensible al sufrimiento de los débiles, que sale instintivamente en su defensa, animando a las comunidades cristianas a estar cerca de quienes necesitan ayuda para vivir con dignidad: los parados, las familias sin ingreso alguno, los desahuciados, los inmigrantes excluidos de la asistencia sanitaria…
¿Puede la Iglesia Universal vivir fielmente el Evangelio olvidándose de las realidades –culturales y coyunturales– concretas de las sociedades en las que está presente?
En la Iglesia universal hay seguidoras y seguidores de Jesús muy comprometidos con la realidad conflictiva y dolorosa de los diferentes pueblos. Pero, en muchos lugares, la Iglesia aparece encerrada en sus propios problemas e intereses, alejada de la historia del sufrimiento humano. Al parecer, hemos logrado adorar al Crucificado de manera que nos oculte a los crucificados de hoy. Evitamos de muchas maneras exponernos a la mirada del Dios de la compasión, que nos pondría al servicio de la Humanidad doliente. En no pocos sectores se alimenta la hipersensibilidad al pecado en el área de la sexualidad y se vive con indiferencia el drama del hambre que destruye a millones de hermanos. Esto no viene de Jesús.
Y para terminar, dejando volar la imaginación… ¿qué haría Jesús en una situación como esta?
Vivir una vez más sin techo, como los desahuciados; ofrecer su puesto de trabajo a algún padre en paro; visitar a familias en apuros para alentar su esperanza; señalarnos con el dedo a quienes vivimos tranquilos y satisfechos junto a los que se van quedando sin protección social; gritar indignado contra medidas que no tienen en cuenta a los más débiles; interrumpir nuestras misas para recordarnos que no se puede servir a Dios y al Dinero; tomar parte en la marcha de los mineros para gritar sus consignas: “¡Los últimos han de ser los primeros!”; “¡Dios es de los pobres!”; “¡No deis al Cesar lo que es de Dios!”; condenar a quienes echan cargas pesadas sobre el pueblo y no mueven un dedo para aliviar su situación. Seguramente, sería detenido por las fuerzas de seguridad como peligroso para el orden público. Descubrirían que era un inmigrante sin papeles. Nadie sospecharía que venía de Dios, enviado por el Padre no para condenar al mundo sino para salvarlo.