dimecres, 23 de febrer de 2011

Indignar-se amb amor

Estem vivint uns temps de canvis que llegim de diferents maneres des de diversos contextos personals i col·lectius. No ens podem enganyar. La globalitat ètica no es viu igual en un lloc que en un altre. Perquè no hi ha una ètica global que marqui el sistema econòmic, ja que la butxaca, plena o buida, és la targeta d'identitat que busca el mercat de "don dinero ", que no es basa en valors ètics ni espirituals. 

Així, al barri de Bellavista la crisi es pateix amb unes conseqüències diferents al nucli de Marata. L'altre dia m'ho va confirmar
el rector d'allà:   "No tinc un equip de Càritas perquè només hi ha dos pobres a atendre en tota el poble". 
Aquest any celebrarem els trenta anys de l'encíclica "Laborem exercens" (
Amb el seu treball l'home ...) de Joan Pau II. Els anys han passat però la problemàtica conflictiva en el treball s'ha accentuat en la vida de tantes persones que volen treballar per viure. Actualment estic rellegint les pàgines d'aquest document i m'estic trobant amb frases com aquestes, salvant les diferències històriques: Davant la realitat actual, en l'estructura es troben profundament inserits tants conflictes, causats per l'home, i en què els mitjans tècnics - fruit del treball humà- juguen un paper primordial ... S’ha de recordar sobretot un principi ensenyat sempre per l'Església: És el principi de la prioritat del "treball" enfront del "capital". Aquest principi es refereix directament al procés mateix de producció, respecte al qual el treball és sempre una causa eficient primària, mentre el "capital", tot i ser el conjunt dels mitjans de producció, és només un instrument o la causa instrumental.     

Tinc la impressió que estem atrapats pels diners, que, al meu entendre, han passat de ser un simple instrument a ser un objectiu vital. Les nostres vides valen pel que tenim o per la possibilitat de tenir. I així treballem per guanyar diners i poder tenir (o pagar els deutes a altres que s'enriqueixen a costa nostra pel seu afany egoista). I ara que el treball escasseja, per culpa dels "dimonis de l'economia capitalista", queda afectada la dinàmica consumista, deixant a la persona nua amb tota la seva dignitat d'ésser humà i les seves necessitats més bàsiques
. "De què visc? De què visc? " Era el crit de desesperació d'un aturat que havia trucat a un programa radiofònic. 

A la xerrada del sociòleg Víctor Renes, a la passada Jornada de Pastoral Obrera de Catalunya celebrada el 12 de febrer, vaig poder constatar que la crisi econòmica no està produint una reacció social i generalitzada davant seu. El sistema neoliberal ha aconseguit al cap dels anys que les persones ens moguem només per pura salvació personal i per defensar els propis interessos. Mentre no ens toqui a nosaltres n'estem al marge per por i falta de consciència. Que diferent l'actuació de Jesús
en l'escena de la purificació del temple! (Jo 2, 13-16): Indignat per la situació d'opressió fa un gest profètic fidel al projecte amorós del seu Pare, que també nosaltres estem cridats a realitzar en xarxa solidària amb altres. 

Així, el consell pastoral de la nostra església porta un temps plantejant animar la creació d'una comissió de convivència per encarar els problemes que vivim al barri, amb una actitud de resistència contra tot allò que atempta contra la dignitat dels éssers humans. Un home de 93 anys, Stéphane Hessel (diplomàtic, membre de la Resistència Francesa i redactor de la
Declaració dels Drets Humans), ens recorda, en la seva petita obra "Indígnate": "crear es resistir, resistir es crear". 





Estamos viviendo unos tiempos de cambios que leemos de diferentes maneras desde diversos contextos personales y colectivos. No nos podemos engañar. La globalidad ética no se vive igual en un sitio que en otro. Porque no existe una ética global que marque al sistema económico, ya que el bolsillo, lleno o vacío, es la tarjeta de identidad que busca el mercado de “don dinero”, que no se basa en valores éticos ni espirituales.

Así, en el barrio de Bellavista la crisis se sufre con unas consecuencias diferentes que en el núcleo de Marata. El otro día me lo confirmó el párroco de allá: “No tengo un equipo de Caritas porque sólo hay dos pobres que atender en toda la población”. 

Este año celebraremos los treinta años de la encíclica “Laborem exercens” (Con su trabajo el hombre…) de Juan Pablo II. Los años han pasado pero la problemática conflictiva en el trabajo se ha acentuado en la vida de tantas personas que quieren trabajar para vivir. Actualmente estoy releyendo las páginas  de dicho documento y me estoy encontrando con frases como éstas, salvando las diferencias históricas: Ante la realidad actual, en cuya estructura se encuentran profundamente insertos tantos conflictos, causados por el hombre, y en la que los medios técnicos – fruto del trabajo humano– juegan
un papel primordial… se debe ante todo recordar un principio enseñado siempre por la Iglesia: Es el principio de la prioridad del “trabajo” frente al “capital”. Este principio se refiere directamente al proceso mismo de producción, respecto al cual el trabajo es siempre una causa eficiente primaria, mientras el “capital”, siendo el conjunto de los medios de producción, es sólo un instrumento o la causa instrumental.

Me da la impresión de que estamos atrapados por el dinero, que, a mi entender, ha pasado de ser un simple instrumento a ser un objetivo vital. Nuestras vidas valen por lo que tenemos o por la posibilidad de tener. Y así trabajamos para ganar dinero y poder poseer (o pagar las deudas a otros que se enriquecen a costa nuestra por su afán egoísta). Y ahora que el trabajo escasea, por culpa de “los demonios de la economía capitalista”, queda afectada la dinámica consumista, dejando a la persona desnuda con toda su dignidad de ser humano y sus necesidades más básicas. “¿De qué vivo? ¿De qué vivo?” era el grito de desesperación de un parado que había llamado a un programa radiofónico.

En la charla del sociólogo Víctor Renes, en la pasada Jornada de Pastoral Obrera de Catalunya celebrada el 12 de febrero, pude constatar que la crisis económica no está produciendo una reacción social y generalizada ante ella. El sistema neoliberal ha conseguido al cabo de los años que las personas nos movamos sólo por pura salvación personal y para defender los propios in-tereses. Mientras no nos toque a nosotros permanecemos al margen por miedo y falta de conciencia. ¡Qué diferente la actuación de Jesús en la escena de la purificación del templo! (Jn 2, 13-16): Indignado por la situación de opresión hace un gesto profético fiel al proyecto amoroso de su Padre, que también nosotros estamos llamados a realizar en red solidaria con otros.

Así, el consejo pastoral de nuestra iglesia lleva cierto tiempo planteándose animar la creación de una comisión de convivencia para encarar los problemas que vivimos en el barrio, con una actitud de resistencia contra todo aquello que atente contra la dignidad de los seres humanos. Un hombre de 93 años, Stéphane Hessel (diplomático, miembro de la Resistencia Francesa y redactor de la Declaración de los Derechos Humanos), nos recuerda, en su pequeña obra “Indígnate”: “crear es resistir; resistir es crear”.

Pepe Baena




diumenge, 20 de febrer de 2011

dimarts, 15 de febrer de 2011

Iniciativa contra la crisis: mesas de convergencia


Se ha convocado un encuentro para el próximo día 19 de febrero en Madrid con el propósito de comprometernos a promover la convergencia más amplia posible de todas las personas, movimientos, asociaciones u organizaciones que estamos en desacuerdo con lo que está pasando en España, con el recorte de derechos laborales y sociales, con la aplicación de políticas al dictado de los poderes financieros, con el deterioro de nuestra democracia, con el aumento de la pobreza que están provocando y, sobre todo, que tenemos la convicción de que hay otros modos de hacer las cosas, que no queremos renunciar a que la justicia sea una aspiración efectiva y permanente y que estamos dispuestos a vivir bajo otros valores que no sean los de la ganancia sin freno, la competencia y el individualismo.

Hay un blog en el que se encuentra la carta de convocatoria y un llamamiento con una declaración de intenciones muy simple pero radical porque apunta a las raíces de los problemas que tenemos y una serie de medidas que creemos que hay que exigir inmediatamente a los poderes públicos para evitar que la situación económica, social y política empeore aún más. 

La dirección del blog y la información sobre la convocatoria es
mesasdeconvergencia.wordpress.com/ 





Arrels cristianes

Indigneu-nos!!!!



Us convido a llegir l'escrit Indignez vous d'en Stéphane Hessel. És un crit a no restar en la passivitat i apatia davant els moments de crisis que estem vivim. És una traducció lliure del francès.

Cliqueu aquí

http://www.edicionessimbioticas.info/IMG/txt/Indignate_.txt

L'amor per damunt de les diferències



Testamento del Padre Christian

abierto el domingo de Pentecostés, 25 de mayo de 1996


Cuando un A-Dios se vislumbra...
Si me sucediera un día --y ese día podría ser hoy--
ser víctima del terrorismo que parece querer abarcar en este momento
a todos los extranjeros que viven en Argelia,
yo quisiera que mi comunidad, mi Iglesia, mi familia,
recuerden que mi vida estaba ENTREGADA a Dios y a este país.
Que ellos acepten que el Único Maestro de toda vida
no podría permanecer ajeno a esta partida brutal.
Que recen por mí.
¿Cómo podría yo ser hallado digno de tal ofrenda?
Que sepan asociar esta muerte a tantas otras tan violentas
y abandonadas en la indiferencia del anonimato.
Mi vida no tiene más valor que otra vida.
Tampoco tiene menos.
En todo caso, no tiene la inocencia de la infancia.
He vivido bastante como para saberme cómplice del mal
que parece, desgraciadamente, prevalecer en el mundo,
inclusive del que podría golpearme ciegamente.
Desearía, llegado el momento, tener ese instante de lucidez
que me permita pedir el perdón de Dios
y el de mis hermanos los hombres,
y perdonar, al mismo tiempo, de todo corazón, a quien me hubiera herido.
Yo no podría desear una muerte semejante.
Me parece importante proclamarlo.
En efecto, no veo cómo podría alegrarme
que este pueblo al que yo amo sea acusado, sin distinción, de mi asesinato.
Sería pagar muy caro lo que se llamará, quizás, la "gracia del martirio"
debérsela a un argelino, quienquiera que sea,
sobre todo si él dice actuar en fidelidad a lo que él cree ser el Islam.
Conozco el desprecio con que se ha podido rodear a los argelinos tomados globalmente.
Conozco también las caricaturas del Islam fomentadas por un cierto islamismo.
Es demasiado fácil creerse con la conciencia tranquila
identificando este camino religioso con los integrismos de sus extremistas.
Argelia y el Islam, para mí son otra cosa, es un cuerpo y un alma.
Lo he proclamado bastante, creo, conociendo bien todo lo que de ellos he recibido,
encontrando muy a menudo en ellos el hilo conductor del Evangelio
que aprendí sobre las rodillas de mi madre, mi primerísima Iglesia,
precisamente en Argelia y, ya desde entonces, en el respeto de los creyentes musulmanes.
Mi muerte, evidentemente, parecerá dar la razón
a los que me han tratado, a la ligera, de ingenuo o de idealista:
"¡qué diga ahora lo que piensa de esto!"
Pero estos tienen que saber que por fin será liberada mi más punzante curiosidad.
Entonces podré, si Dios así lo quiere,
hundir mi mirada en la del Padre
para contemplar con El a Sus hijos del Islam
tal como El los ve, enteramente iluminados por la gloria de Cristo,
frutos de Su Pasión, inundados por el Don del Espíritu,
cuyo gozo secreto será siempre, el de establecer la comunión
y restablecer la semejanza, jugando con las diferencias.
Por esta vida perdida, totalmente mía y totalmente de ellos,
doy gracias a Dios que parece haberla querido enteramente
para este GOZO, contra y a pesar de todo.
En este GRACIAS en el que está todo dicho, de ahora en más, sobre mi vida,
yo os incluyo, por supuesto, amigos de ayer y de hoy,
y a vosotros, amigos de aquí,
junto a mi madre y mi padre, mis hermanas y hermanos y los suyos,
¡el céntuplo concedido, como fue prometido!
Y a ti también, amigo del último instante, que no habrás sabido lo que hacías.
Sí, para ti también quiero este GRACIAS, y este "A-DIOS" en cuyo rostro te contemplo.
Y que nos sea concedido rencontrarnos como ladrones felices
en el paraíso, si así lo quiere Dios, Padre nuestro, tuyo y mío.
¡AMEN! IM JALLAH!

Argel, 1 de diciembre de 1993
Tibhirine, 1 de enero de 1994
Christian.+

diumenge, 13 de febrer de 2011

La veu dels infants del MIJAC a la televisió

Avui a TV3 en el programa "Signes dels temps" s'ha fet una bona entrevista al Òscar Torrente i al Víctor Martínez, president i consiliari respectivament del MIJAC Catalanobalear. Busqueu el minut 29 per a veure l'entrevista.

dijous, 10 de febrer de 2011

Sense paraules!!!


Quan la crisi no resta en la pura abstracció, sinó que la vida de les persones que pateixen les seves conseqüències se'ns presenten en la pura encarnació...  
la compassió ve carregada de justícia!!!

Pepe Baena


"Quan  Jesús desembarcà, veié una gran gentada i se'n compadí, perquè eren com ovelles sense pastor..." (Mc 6, 34)

dilluns, 7 de febrer de 2011

El rosegó de pa

Un diumenge, abans d'obrir la porta de la nostra església de Bellavista, em vaig trobar al terra un rosegó de pa. Abans de celebrar l'eucaristia em va semblar un bon exemple de la necessitat real de tantes persones del barri que estan patint en la seva carn les urpades de la crisi que estem vivint.       

Aquell tros de pa podia ser
l'anti-sagrament de la vida de tantes persones. No sé qui el va tirar. Però per dins alguna cosa se'm va estremir en veure abandonat el símbol de l'aliment humà . Moltes vegades els meus pares em recordaven les grans dificultats per menjar en una etapa molt dura de la postguerra espanyola. Per a les noves generacions no significa res perquè sempre han viscut amb les necessitats bàsiques cobertes. Encara que dubto si realment es tenen cobertes totes les necessitats per sentir-nos més realitzats com a persones. 

Abans, el pa que sobrava es transformava en més aliment perquè es considerava
el símbol sagrat de la vida per excel·lència: migas, torrijas, crostons, sopa de ceba ... El sentit de la transformació vital del que es tenia s'experimentava en el dia a dia.
Fa anys que ja no se sent gaire l’exclamació: "No llencis el pa, que és pecat". Però sí que cou la ferida social dels nous empobrits fent el seu propi "via crucis" pels contenidors del nostre barri. Carregats amb un "carro socialitzat" dels grans magatzems van buscant entre allò que llencen uns, el que val per a altres, si més no, per treure’n partit de cara la seva supervivència. 

També les botigues d'objectes de segona mà van augmentant la seva clientela, tant de compradors com de venedors. La bombolla financera ha explotat i moltes persones s'estan ofegant per falta de recursos i fan tot el possible per mantenir-se surant.

Per això, avui més que mai, té sentit quan resem al parenostre:
“El nostre pa de cada dia, doneu-nos, Senyor, el dia d’avui.” La nostra petita comunitat cristiana està cridada per Jesucrist per fer pa amb la nostra solidaritat evangèlica encara que sigui senzilla i insignificant. Segur que coneixem gent de Bellavista que està mancada d'aliment físic. Però també d'un mos i d’una alenada espiritual: amor, afecte, comprensió, acollida, acceptació ...  

I comparteixo unes paraules finals de Luis González-Carvajal Santabárbara: "En demanar el
«nostre» pa, ens recordem a nosaltres mateixos que, pel que fa a l'aliment, ningú té dret a dir «és meu» mentre altres passen gana. I en demanar el pa només per avui ens obliguem a desfer-nos cada dia del pa que ens sobra. L'Església ha proclamat sempre el destí universal dels béns. Diem «dóna'ns» -i no «dóna-me'l»- perquè l'amor ens exigeix pensar en les necessitats alienes i preocupar-nos dels interessos del proïsme tant com dels nostres. " 

Bon profit per a tots i totes, amb uns versos de collita pròpia que donen molta gana.
No fue pan en mis manos
si lo escondo de un hambriento
me hago sordo a sus lamentos
y más duro que un mendrugo.





Un domingo, antes de abrir la puerta de nuestra iglesia de Bellavista, me encontré en el suelo un mendrugo de pan. Antes de celebrar la eucaristía me pareció un buen ejemplo de la necesidad real de tantas personas del barrio que estan sufriendo en sus carnes los zarpazos de la crisis que estamos viviendo.

Aquel trozo de pan podía ser el anti-sacramento de la vida de tantas personas. No sé quien lo tiró. Pero por dentro algo se me estremeció al ver el símbolo del sustento humano abandonado. Muchas veces mis padres me recordaban las grandes dificultades para comer en una etapa muy dura de la postguerra española. Para las nuevas generaciones no significa nada porque siempre han vivido con las necesidades básicas cubiertas. Aunque dudo si realmente se tienen cubiertas todas las necesidades para sentirnos más realizados como personas.

Antes el pan que sobraba se transformaba en más alimento porque se consideraba como símbolo sagrado de la vida por excelencia: migas, torrijas, picatostes, sopa… El sentido de la transformación vital de lo que se tenía se experimentaba en el día a día.

Desde hace años ya no se escucha mucho la frase exclamatoria: “No tires el pan, que es pecado”. Pero sí que escuece la herida social de los nuevos empobrecidos haciendo su propio “vía crucis” por los contenedores de nuestro barrio. Cargados con un “carro socializado” de los grandes almacenes van buscando entre lo arrojado por unos lo que vale para otros, al menos, para sacar partido para su supervivencia.

También las tiendas de objetos de segunda mano van aumentado su clientela, tanto de compradores como de vendedores. La burbuja financiera ha explotado y muchas personas se están ahogando por falta de recursos y hacen todo lo posible para mantenerse a flote.

Por eso, hoy más que nunca, tiene sentido cuando rezamos el padrenuestro: “Danos hoy nuestro pan de cada día”. Nuestra pequeña comunidad cristiana está llamada por Jesucristo para hacer pan con nuestra solidaridad evangélica aunque sea sencilla e insignificante. Seguro que conocemos gente de Bellavista que está falta de alimento físico. Pero también de un bocado y de una bocanada espiritual: amor, cariño, comprensión, acogida, aceptación…

Y comparto unas palabras finales de Luis González-Carvajal Santabárbara: “Al pedir el pan «nuestro» nos recordamos a nosotros mismos que, en lo referente al alimento, nadie tiene derecho a decir «es mío» mientras otros pasan hambre. Y al pedir el pan sólo para hoy nos obligamos a deshacernos cada día del pan que nos sobra. La Iglesia ha proclamado siempre el destino universal de los bienes. Decimos «dánosle» -y no «dámelo»- porque el amor nos exige pensar en las necesidades ajenas y preocuparnos de los intereses del prójimo tanto como de los nuestros.”

Buen provecho para todos y todas, con unos versos de cosecha propia que dan mucha hambre.

No fue pan en mis manos
si lo escondo de un hambriento
me hago sordo a sus lamentos
y más duro que un mendrugo


Pepe Baena

dimecres, 2 de febrer de 2011

Inicia el MIJAC de Bellavista el camí amb els infants

Una mirada cristiana sobre el treball humà

Suma't per a lluitar contra l'atur

El programa SUMA'T, una oportunitat per a treballar i formar-se adreçada als joves
 
Des de la UGT Vallès Oriental et volem informar d'una oportunitat per a treballar i formar-se adreçada als joves.
La Generalitat de Catalunya, mitjançant el Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC), desenvolupa el Programa SUMA'T, un Programa d'Experiència Professional per a l'Ocupació Juvenil a Catalunya.
El programa ofereix als joves en atur 6 mesos de contractació a una empresa -cobrant en pràctiques a jornada completa- formació en competències clau i formació professionalitzadora. Per a poder apuntar-s'hi cal tenir entre 18 i 25 anys, i no haver acabat l'ESO.
Sens dubte, en els moments tan difícils que vivim al nostre país, aquesta és una bona oportunitat per a treballar, cobrar uns mesos i a la vegada formar-se de cara al futur. Per això, t'animem a difondre aquesta informació a totes les persones joves que coneguis, perquè puguin ser incloses al SUMA'T.

Com m'hi puc apuntar?
Per a  accedir-hi, els joves interessats han d'estar inscrits a les oficines del SOC com a demandants d'ocupació, i comunicar-nos-ho a l'oficina de la UGT Vallès Oriental de Granollers, al tel. 93 870 42 58, o al correu bescudero@catalunya.ugt.org.

dimarts, 1 de febrer de 2011

Quadern de vida obrera

 

Cuaderno de Vida

por  Dolores Aleixandre
Asombroso: en un gimnasio de un instituto a las afueras de Huesca y durante el puente de la Inmaculada, sentados y en silencio durante una hora, 120 jóvenes entre 20 y 30 años venidos de todo el país piensan, releen y toman notas cada cual en su cuaderno. Sin móvil, sin cascos, sin iPod: un simple cuaderno y un boli. ¿Que quién está detrás de este milagro? La JOC, en su 46 Consejo General, que se celebra cada 3 años y cuyo tema era: Otra manera de mirar y de sentir. Una nueva manera de vivir (acaban de publicar un librito que es una joya: Testigos de un Evangelio obrero, San Pablo, no se lo pierdan).

He tenido la suerte de pasar un día con ellos y desde entonces no paro de darle vueltas a lo del “cuaderno de vida” (CV, no confundir con curriculum vitae) porque me parece un instrumento mágico y a la vez sencillísimo para interiorizar la vida cuando se corre el peligro de vivirla en plan centrifugadora.
Además le encuentro muchísima raigambre bíblica: Moisés, sin ir más lejos, cuando subía al Sinaí, llevaba su cuaderno de vida para apuntar lo que el Señor le decía, con el mérito añadido de que en su tiempo no había cuadernos fashion tipo Agatha Ruiz de la Prada y tenía que cargar con dos tablas de piedra que debían pesar lo suyo. De David cuenta una leyenda que tenía a la cabecera de su cama una cítara y un pergamino: cuando la brisa de la noche hacía vibrar las cuerdas de la cítara, David se levantaba y se ponía a escribir en su CV. Y ahí está el resultado: nada menos que el libro de los Salmos.
A Jeremías la autoridad competente, que era el rey Joaquín, decidió prohibir y retirar la edición del rollo que usaba el profeta como CV y, rodeado de su corte de pelotas, lo fue cortando en tiritas y echando al fuego del brasero de picón que era el equivalente al suelo irradiante de la época (Jer 36). Todo en medio de la aprobación de sus cortesanos que, aunque les encantaba lo que escribía Jeremías, no se atrevían a torcer el gesto por temor de quedarse sin las prebendas reales que disfrutaban y que podían perder si hacían la menor crítica a su poderoso donante. Menos mal que el Señor, con notable sentido del humor, le mandó a Jeremías que volviera a comprarse otro CV pero con más páginas, porque le iba a dictar muchas más cosas de las que estaban escritas en el que le habían quemado (es como cuando prohíben ahora un libro y por el “efecto mariposa” circula por Internet, lo traducen a otras muchas lenguas y se hacen más ediciones, ¿les suena de algo?).
María en Nazaret, como no sabía escribir, iba guardando todo lo de su hijo en el CV de su corazón. En cuanto al susodicho, cuando le pusieron delante a la mujer sorprendida en adulterio, le pillaron desprevenido y sin CV, así que a falta de otra cosa, se inclinó y se puso a escribir en el polvo del suelo los sentimientos de ternura que le provocaban tantas vidas de mujeres deshechas y machacadas y, de paso, desahogaba su ira contra aquellos tipos tan rápidos para agarrar piedras, censuras o excomuniones, según les diera el punto. Así que, una vez recompuesto de sus emociones, se enderezó y dijo lo que dijo, que todavía lo seguimos recordando. Y, aunque lo que escribió se lo llevó el viento, nos han quedado sus palabras en el CV del Evangelio.
Un par de ideas para encontrar también nosotros algún sucedáneo del CV que nos ayude a interiorizar la vida: si estás mucho en casa es más fácil, pero para la agitada vida callejera y habida cuenta de que las iglesias suelen estar cerradas, o abiertas pero con un funeral, yo he descubierto las bibliotecas públicas. Me he sacado el carnet de tres que me pillan más o menos de camino en trayectos que frecuento: si tengo tiempo, entro, busco un rincón tranquilo y sigo mis rutinas para contactar con mi propio corazón y con Aquel que lo habita. También los bancos de los extremos de los andenes de metro pueden venir bien: te sientas con cara de estar esperando a alguien (¡y vaya si lo esperas!) y sólo con contemplar los rostros de la gente que baja y sube a los vagones con la mirada de Jesús, ya estás teniendo un rato de oración precioso. Todo es ponerse.