dissabte, 21 de març de 2015

Paraules de Monsenyor Òscar Romero (XXVI)


"«Bienaventurados los pobres de espíritu». Y muchos han tergiversado esta frase hasta el modo de querer decir que todos son pobres, hasta el que está oprimiendo a los demás. No es cierto. En el contexto del Evangelio «pobre de espíritu», -y como Lucas dice simplemente «pobres»-, es el que carece, el que está sufriendo una opresión, el que necesita de Dios para salir de esta situación." (1980)

Paraules de Monsenyor Òscar Romero (XXV)

 
"No busquemos soluciones inmediatas, no queramos organizar de un golpe una sociedad tan injustamente organizada durante tanto tiempo; organicemos, sí, la conversión de los corazones. Que sepan unos y otros vivir la austeridad del desierto, que sepan saborear la redención fuerte de la cruz; que no hay alegría más grande que ganarse el pan con el sudor de la frente y que no hay, tampoco, pecado más diabólico que quitarle el pan al que tiene hambre." (1980)