dimarts, 4 d’octubre de 2011

Prou de desnonaments!!!

El estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis han provocado que 300.000 personas en el Estado español hayan perdido su vivienda, todos sus demás bienes y derechos y ahora están en la calle después de su desahucio y siguen debiendo mucho dinero al banco que les concedió el préstamo. Muchas más familias viven esta situación ahora mismo y se enfrentan a la posible perdida de su hogar.
Recogemos algunos servicios y recursos donde acudir en caso de amenaza de desahucio:
>> Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Es una asociación totalmente gratuita (así como lo son todos los recursos que ésta proporciona) que agrupa a personas con dificultades para pagar la hipoteca o que se encuentran en proceso de ejecución hipotecaria y personas solidarias con esta problemática. En lo que va de año la Plataforma de afectados por las hipotecas junto a miembros del movimiento 15-M han evitado que varias decenas de familias perdieran sus casas.
En las reuniones de la plataforma se exponen casos, se da consejo y ayuda mutua y se ofrece apoyo tanto práctico como emocional. También se proponen acciones para dar batalla en una dimensión jurídica y política, se estudia junto con abogados la posibilidad de presentar demandas para denunciar determinadas prácticas que se han dado en los últimos años y se realizan acciones para visibilizar la situación de las personas hipotecadas.
LA PAH, creada en febrero de 2009, tiene su sede en Barcelona. Los mails contactos son: afectadosporlahipoteca[arroba]gmail.com y pah[arroba]afectadosporlahipoteca.com. Su teléfono es 677 66 27 56 y su dirección física C/ Obradors número 6, de Barcelona. Si vives fuera de la ciudad condal, puedes echar un vistazo al listado de contactos de otras PAHs locales en todo el Estado que ya están funcionando.
>> Cáritas. La crisis económica ha abierto un nuevo frente de acción en los grupos de Cáritas. Al margen de las ayudas al pago de recibos u otras necesidades o de la entrega de alimentos a personas y familias, esta organización está trabajando de forma intensiva en los últimos meses con las personas afectadas por las órdenes de desahucio.
La percepción que tienen voluntarios de Cáritas es que muchas veces el problema viene derivado por el desconocimiento de los derechos y deberes de la ciudadanía. “No saben cómo actuar en los casos en que surgen los problemas. No responden a las cartas, ni siquiera se presentan cuando tienen citaciones judiciales. Y ya vienen aquí cuando tienen la orden definitiva”, explican desde la entidad.
Desde la ONG buscan todo tipo de recursos y soluciones que eviten que el abandono de las casas se lleve a efecto. Sobre todo, lo que se intenta es establecer un contacto y un diálogo con los propietarios o con los administradores de esas casas para impedir por todos los medios que se ejecute el desahucio.
Así, consiguen unas veces que se le conceda una demora en el pago; y otras incluso una rebaja de la deuda; además de correr la propia Cáritas con el pago de parte de esa deuda para evitar el desahucio.
A través de las vicarías de cada barrio o distrito se puede solicitar atención social y asosoramiento jurídico. Puedes acudir a los servicios generales a través del teléfono 914441000 para que te informen de a qué vicaría debes dirigirte para solicitar ayuda.
>> Servicios sociales: En general, la única alternativa que hasta ahora garantizan los servicios sociales de ayuntamientos y las consejerías de las comunidades autónomas en caso de que finalmente se produzca un desahucio es pasar tres días en un albergue. Después no hay nada previsto.
>> Otra buena opción puede ser acudir a las entidades del barrio, como las asociaciones de vecinos, las oficinas de derechos sociales de centros sociales autogestionados o a las asambleas barriales del 15M, cuanta más solidaridad vecinal se consiga, más presión social se logrará.
>> En el directorio de ONG de CanalSolidario.org puedes encontrar más entidades que ofrecen ayuda y recursos en casos de vulnerabilidad.
Recomendaciones:
>> Es importante recordar que tres días después de recibir la notificación de desahucio, la persona afectada puede pedir asistencia jurídica gratuita o que se le designe un abogado de oficio. Si lo solicita hasta que no se pronuncia (dos, tres meses) no hay ni juicio ni desalojo y queda temporalmente suspendido el procedimiento.
>> La Ley de Enjuiciamiento Civil también permite al inquilino paralizar el desahucio en el momento que paga las rentas y las cantidades que se adeudan antes de la celebración del juicio y siempre y cuando el dueño del inmueble no le haya requerido el pago de dichas cantidades con, al menos dos meses de antelación a la presentación de la demanda. Esto sólo puede evitar la acción una vez por cada contrato, según la ley del desahucio express, aprobada por PSOE, PP, CiU y PNV.
>> Cuando el juzgado ya ha dictado sentencia y ésta condene al inquilino, se puede pedir un abogado de oficio o un procurador de cara al desalojo. En este caso se suspendería el procedimiento hasta que el Colegio de Abogados decidiera si el condenado tiene derecho a ello. El proceso se podría volver a retrasar hasta dos meses más. Además, durante este tiempo están suspendidos los pagos de las rentas y se evita el embargo de cantidades económicas.
>> El mismo día del desahucio es importante es que los vecinos estén organizados para evitar el desalojo de la familia afectada. La solidaridad es muy importante y de hecho está siendo la mejor alternativa, ya que la movilización vecinal crea una “alarma social” con la que no les gusta lidiar a los secretarios judiciales.
>> En el blog de Prou Especulacio puedes encontrar más ideas y recomendaciones para salvar un piso de un desahucio

Canal Solidario