dimarts, 24 de juliol de 2012

Exercicis Espirituals ACO

El poder està en el cervell de cada persona


Diners, on sou?


 

¡Sí que hay dinero!

Vicenç Navarro, 21-Julio-2012
Durante el debate parlamentario que tuvo lugar en las Cortes españolas a raíz de la presentación del Presidente Rajoy de las medidas de recortes que su gobierno iba a realizar, el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas del gobierno español, el Sr. Cristóbal Montoro, indicó que éstas eran necesarias porque “el Estado no tenía más dinero”, punto acentuado por el propio Presidente Rajoy cuando subrayó que el nivel de deuda pública en España había alcanzado niveles inaceptables que forzaron la toma de medidas excepcionales, considerando la bajada del déficit como la prioridad número uno de su gobierno. El Presidente Rajoy indicó también que tal bajada del déficit público era la condición indispensable para salir de la crisis, pues sólo con esta bajada se recuperaría la confianza de los mercados financieros y España podría volver a recibir prestado dinero a unos intereses más bajos.
Es sorprendente que la Administración Rajoy continúe repitiendo esta creencia (creencia basada más en la fe que en la evidencia) cuando todos los datos acumulados muestran lo erróneos que son los supuestos sobre los que se basa.
Pero antes de mostrar tales datos, es importante subrayar, una vez más, lo que tienen en común los países hoy intervenidos España, Grecia, Portugal e Irlanda. Todos ellos tienen Estados pobres (su gasto público, incluyendo el gasto público social por habitante, es de los más bajos de la Eurozona), con escasos ingresos al Estado (entre los más bajos de la Eurozona), poco redistributivos (entre los menos redistributivos de la Eurozona), y basados en una fiscalidad altamente regresiva (de los más regresivos de la Eurozona). La causa de que todos estos países tengan estos puntos en común es que todos ellos tienen un contexto político semejante. Durante su reciente historia (los últimos cincuenta años) las fuerzas conservadoras han tenido una enorme influencia sobre sus Estados. Fueron gobernados por muchas décadas por gobiernos ultraconservadores. El contraste con los países escandinavos (que tienen los Estados más desarrollados, con mayores políticas redistributivas y políticas fiscales más progresivas en la UE) se basa en que en aquellos países las fuerzas progresistas han sido las dominantes en su vida política, al revés que en los países intervenidos.
Se podría argumentar que España, como también aquellos países, tiene un Estado pobre porque es un país pobre. Pero los datos no confirman esta situación. El PIB per cápita es el 94% del promedio de la UE-15, y en cambio, el gasto público es sólo un 72% del promedio de la UE-15. En realidad, si fuera un 94%, España se gastaría 66.000 millones más en su sector público y en su subfinanciado  Estado del Bienestar (tanto en sus transferencias como en sus servicios públicos). Pero no se los gasta, no porque no existan. Sí que existen. Lo que ocurre es que el Estado no los recoge. Y ahí está el punto clave que no se cita. La regresividad de la política fiscal que España tiene en común con todos los países intervenidos. Han tenido que pedir prestado dinero porque el Estado no recoge el suficiente.
Pero lo que es incluso peor es que durante la era de bonanza (estimulada por la burbuja inmobiliaria), el Estado español bajó más y más los impuestos, bajada que favoreció particularmente a las rentas superiores, que adquieren la mayoría de sus rentas de la propiedad de capital. Esta bajada de impuestos determinó –según ha indicado el Fondo Monetario Internacional- nada menos que la mitad del déficit estructural del Estado, déficit que permaneció oculto durante la expansión económica por el elevado crecimiento de ingresos al Estado, apareciendo, sin embargo, en toda su crudeza cuando el boom explotó. Y ahora el Estado tiene que pedir prestado el dinero a los bancos (donde los súper ricos depositan los ingresos que habían adquirido como consecuencia de la bajada de sus impuestos), teniendo que pagar intereses para conseguir el dinero, que podría haberse obtenido, si no hubieran bajado los impuestos.
Y ahí está el problema más silenciado en los medios y en los debates. Fue una lástima que ninguno de los que participaron en el debate en las Cortes Españolas hiciese las siguientes preguntas al Presidente Rajoy: ¿Por qué el Estado español decidió congelar las pensiones a fin de conseguir 1.200 millones de euros, en lugar de revertir la bajada del impuesto de sucesiones, con lo cual habría obtenido casi el doble de ingresos ( 2.552 millones). O, ¿por qué en lugar de recortar nada menos que 7.000 millones en sanidad, el gobierno no eliminó la reducción del Impuesto de Sociedades a las empresas que facturan más de 150 millones de euros al año, lo que significa menos del 0,12% de todas las empresas, con lo cual hubieran obtenido más de 5.600 millones de euros? O, ¿por qué quiere ahora establecer el copago sanitario en lugar de aumentar los impuestos de los fondos SICAV y las ganancias especulativas? O, ¿por qué quiere aumentar el IVA, en este momento de recesión, que afectará a las clases populares, en lugar de aumentar el impuesto de Sociedades al 35% para empresas que ganen más de un millón de euros al año, con lo cual ingresaría 14.000 millones de euros más? O, ¿por qué quiere destruir puestos de trabajo en los servicios públicos en lugar de establecer un impuesto a las transacciones financieras, con lo cual, tal como ha señalado el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda, se conseguirían 5.000 millones de euros? O, ¿por qué en lugar de forzar reducciones de los Estados del Bienestar gestionados por las CCAA no reduce la economía sumergida diez puntos, con lo cual aumentaría 38.500 millones de euros?
Estas son las preguntas que deberían haberse hecho y no se hicieron. El señor Rajoy no las habría podido contestar y habría quedado en evidencia, mostrando, que en contra de lo que dice, sí que hay alternativas y sí que hay dinero.
Vicenç Navarro es Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

dijous, 19 de juliol de 2012

La nostra dignitat no es retalla

 

Manifestació contra les retallades del Govern central !!

Des de la Plataforma PROU RETALLADES i els sindicats, tornem a convocar a tota la ciutadania a sortir al carrer demà dijous 19 de juliol per denunciar les dures mesures ultraliberals aprovades pel Govern espanyol, i que perjudiquen especialment als col·lectius més vulnerables com són les persones en atur i els pensionistes, així com els treballadors i treballadores públics i la població en general.

Només aconseguiran provocar més atur i recessió econòmica!!

Perquè hi ha alternatives!! NO CALLEM!!


Manifestacions i concentracions a:

-Manifestació a Barcelona: 19.30h, Ronda Sant Pere cantonada amb plaça Urquinaona.
-Manifestació a Sabadell: 19.00h, plaça Marcet.
-Manifestació a Terrassa: 19.00h, plaça Lluís Companys.
-Manifestació a Girona: 19.30h, plaça de la Independència.
-Manifestació a Tarragona: 19.30h, plaça Imperial Tarraco.
-Concentració a Tortosa: 18.30h, plaça Barcelona.
-Concentració a Lleida: 19.30h, davant la Subdelegació del Govern (plaça de la Pau, 1).
-Concentració a Vic: 19.30h, plaça Major.


Feu difusió i participeu-hi!!!

A twitter utilitzeu #19J #nocallem


PROU RETALLADES!!

dimecres, 18 de juliol de 2012

Aclariments sobre la salvació de l'Estat Espanyol


 

El País, 16 07 12



Tras dos décadas de fondos europeos, España no ha construido un modelo productivo. El problema es la falta de dinamismo de nuestra economía y no la ausencia de estímulo, que apenas generaría crecimiento

Ángel Pascual-Ramsay*. 16/07/2012 00:34


Europa no salvará a España. Ni puede ni debe. Pero sí que ayudará, si asumimos nuestra responsabilidad de modernizar el país. De hacerlo depende no sólo el futuro de España sino incluso la supervivencia del proyecto europeo. La falta de perspectivas de crecimiento de las economías del sur, y especialmente España, está haciendo dudar a la Europa del norte de la viabilidad del euro. Si mostramos que España puede crecer, con verdaderas reformas y no solo brutales recortes, daremos a nuestros socios europeos la confianza que necesitan para apostar por una mayor integración fiscal y económica, y ayudaremos a Europa a salvarse a sí misma. Hoy Europa es el problema y España (puede ser) la solución.
Pero, lejos de responder al reto, el país parece empeñado en buscar culpables externos. Nada bueno vendrá de esta actitud. España no funciona bien, la responsabilidad es nuestra y en el fondo lo sabemos. Urge asumir la gravedad de la situación y la necesidad de afrontarla colectivamente. Un primer paso es desmontar varios mitos exculpatorios que dominan hoy la conversación pública española:
  • § La culpa es de Merkel y de Alemania. Falso. La postura de Alemania es racional y razonable. Se le está pidiendo a un país que tiene grabado a fuego por su historia el peligro de la laxitud fiscal que ponga el dinero para financiar un proyecto que piensan, con razón, puede ser un cubo sin fundo y acabar quebrándoles a ellos también. Pedimos disparar con pólvora alemana. Y Merkel, presionada por su preocupada opinión pública, lógicamente se niega. Antes quiere garantías de que las economías del sur pueden repagar sus deudas y la UE es económicamente viable.
  • § El problema es el BCE. No. La negativa del BCE a comprar deuda española y la incapacidad de España para acceder a los mercados es un problema acuciante, pero no el de fondo, que es nuestra falta de potencial de crecimiento. La prima de riesgo es síntoma, no causa del problema. Si el BCE comprara masivamente nuestra deuda o actuara como prestamista de última instancia, el paciente España seguiría enfermo. Y una mayor rebaja de tipos de interés apenas tendría impacto, pues en una recesión de endeudamiento la prioridad es reducir deudas, no obtener crédito barato para inversión o consumo. En el Reino Unido el Banco de Inglaterra hace lo que se pide al BCE pero el país sigue en deflación.
  • § Los responsables son la UE y su política de austeridad. Es cierto que la UE sigue inexplicablemente colonizada por una política económica neoliberal que la crisis ha desacreditado y que las desastrosas políticas de reducción del déficit, que toda evidencia empírica muestra son suicidas en una recesión de endeudamiento como la que vivimos, nos están llevando a una tercera recaída económica. Pero nada de lo que le estamos pidiendo a Europa nos sacaría de nuestro agujero particular. El problema es la falta de dinamismo de nuestra estructura económica y no la falta de estímulo, que, aunque sí evitaría que las cosas fueran a peor, apenas generaría crecimiento, como vimos con el Plan E.
  • § El origen del problema es el mal diseño institucional de la UE. Sólo a medias. Efectivamente, hay desequilibrios entre regiones y no existen mecanismos de ajuste e instituciones que los gestionen. Pero transferencias de la UE no subsanarían el problema de base: tras dos décadas de fondos de cohesión y estructurales, España no ha construido un modelo productivo dinámico que produzca crecimiento y empleo de calidad.
  • § España no va tan mal; en las crisis siempre cunde el desanimo. España va mal, y negarlo es tan irresponsable como contraproducente. Nos hemos contado una historia de país rico, innovador y dinámico que no es cierta. Nuestra economía es poco competitiva, está concentrada en sectores de baja productividad y las empresas no invierten lo suficiente en I+D y formación. No tenemos recursos naturales ni ventajas competitivas en sectores de alto crecimiento y empleo. Muchos mercados están protegidos de verdadera competencia por un ancestral corporativismo. Nos enfrentamos al siglo XXI con estructuras del siglo XX e incluso del XIX.
  • § Es culpa de los políticos y su falta de liderazgo. Los principales responsables son sin duda los políticos e igual o más la élite empresarial y financiera, que ha llevado al país al borde de la quiebra. Pero no son sino reflejo de una dejación de responsabilidad colectiva. Como dijo Ortega en su España Invertebrada, cuando las masas dicen que no hay líderes, es que no hay masas. Demasiados corruptos han sido legitimados con mayorías absolutas. Demasiados españoles exigen servicios sociales pero piden pagar sin IVA.
Todo lo anterior es por supuesto matizable. Alemania podría estar jugando un papel más útil y el BCE debería actuar como prestamista de última instancia. Pero lo cortés no quita lo valiente. La principal causa de nuestro actual predicamento es la falta de ambición reformista durante los últimos quince años (aquel ‘España va bien’ suena hoy a irresponsable complacencia). Superarlo pasa por tomar conciencia del inmenso reto al que nos enfrentamos y acometer este verdadero proyecto de regeneración nacional. Basta ya de echar la culpa a Europa.
Y es que España afronta un reto histórico. El mundo está experimentando un cambio sísmico por la eclosión de las economías emergentes. Tres quintos de la población mundial se están incorporando al sistema económico global. Con ingentes reservas de mano de obra barata, y cada vez más innovación (China ya produce más patentes que EE UU y más ingenieros que el todo occidente junto), van a generar una dislocación económica como el mundo no ha visto en siglos.
España no tiene mimbres para competir en este entorno tan competitivo. O se reforma o languidecerá. El país necesita un verdadero shock de modernidad; no sólo recortes sociales o cambios en los márgenes, sino auténticas reformas que dinamicen el país y desmantelen intereses creados. Hay que desmontar el mito de que las reformas son necesariamente sinónimo de sacrificio. Las verdaderas reformas estructurales rompen privilegios y benefician a la mayoría. La fiscalidad progresiva y la creación del estado del bienestar son buenos ejemplos. El equivalente en la España de hoy deben ser reformas que democraticen la innovación; que den acceso a los instrumentos que permiten innovar a una base mucho mayor de ciudadanos y empresas, y liberen así todo el potencial creativo del país.
Debemos para ello liberalizar la economía, rompiendo el corporativismo que la tiene atenazada, y que resulta en un mercantilismo plutocrático dominado por las grandes empresas, en connivencia con los poderes públicos y en detrimento de la mayoría de empresas y emprendedores. Debemos reformar la Administración, para acabar con el corporativismo conservador del alto funcionariato y su práctica monopolización de la vida política. Y debemos construir una sociedad civil pujante y más cívica, que vigile a sus líderes y alumbre una cultura fiscal más responsable que haga viables los servicios sociales que demandamos.
Pero nada de esto será posible si se arrastra a España a un ajuste demasiado rápido socialmente inviable con imposibles exigencias de austeridad. La única solución pasa por pedir a la UE un gran pacto por el que demos garantías de reforma y crecimiento cediendo aún más soberanía en política económica, a cambio de financiación del BCE y mayor flexibilidad en el ajuste fiscal, pues las reformas no generan crecimiento a corto plazo. Necesitamos espacio para el estímulo y para implementar políticas de crecimiento, empezando por una nueva política industrial.
Ante todo y sobre todo, debemos sustituir la cada vez más preocupante culpabilización de Europa por empatía y diálogo; entender las razones de nuestros socios, que las tienen, y explicar las nuestras, que también las tenemos; y superar la dinámica acusatoria y nacionalista que tan desastrosa ha sido para Europa en el pasado y que tan peligrosamente parecemos estar repitiendo.
 *Angel Pascual-Ramsay
Nació en Madrid en 1973. Titulado de ICADE, Cambridge y Harvard, ha trabajado en los sectores público y privado. Entre 2008 y 2011 fue asesor de tendencias económicas y geopolíticas globales del Departamento de Análisis y Estudios del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. En la actualidad es Director of Global Risks del ESADEgeo-Center for Global Economy and Geopolitics. Es autor de varias publicaciones de política económica e internacional.

dimarts, 17 de juliol de 2012

Desallotjament ajornat


 

RESUM DE LES ACCIONS RELACIONADES AMB LES NAUS DE JOSEP PLA

ELS FETS: Possible desallotjament de les naus de Josep Pla anunciat pels mossos d’esquadra dijous dia 12 de juliol i previst, en principi, per dilluns 16.

Aquest cap de setmana s’han realitzat accions de suport a les persones que viuen a l’assentament de Josep Pla que van ser acordades per les assemblees dels habitants de la nau, entitats del Districte i de suport als subsaharians que es van reunir divendres dia 13 al Casal de Barri del Poblenou.
·         Dissabte al matí una caravana solidària va sortir de Josep Pla i va fer un recorregut per la rambla de Prim per donar a conèixer la problemàtica que representa el desnonament i demanar la solidaritat veïnal.
·         Diumenge a la tarda una xocolatada popular va concentrar al c/ Puigcerdà (l’altra entrada de la nau) les persones afectades i els veïns que els donaven suport.
·         Dilluns al matí, l’advocada acompanyada de representants de la nau i de les entitats es van personar a la Ciutat de la Justícia per exposar el greu problema social i d’ordre públic que representaria un desnonament precipitat i sense la deguda atenció a les necessitats dels seus habitants.
La Jutgessa ha concedit un ajornament d’una setmana a fi d’aconseguir una mediació amb la propietat, la qual, en funció de la urgència amb què necessiti utilitzar les naus, podria permetre allargar el termini de desallotjament.
Tots aquests actes han rebut el suport de nombrosos veïns i veïnes així com de representants d’entitats i ha obtingut un ampli seguiment per part dels mitjans de comunicació, tant locals com estatals.
La Síndica de Greuges de Barcelona ha desplaçat el seu equip, avui dilluns al matí, a la nau per conèixer de prop la situació i veure les necessitats socials que es poden derivar d’un fet de tanta transcendència.
Demà, dimarts 17 de juliol a les 7 de la tarda està previst realitzar una assemblea a les naus de Josep Pla per valorar la situació i proposar noves accions.
La mobilització ciutadana ha posat en evidència el greu problema que representarà deixar tantes persones al carrer sense mesures socials adequades.
Us seguirem informant de l’evolució de les negociacions amb la propietat així com de l’eventual operatiu que les Administracions públiques posin en marxa per fer front a aquesta emergència social.

Barcelona, 16 de juliol de 2012
AVV del Poblenou

divendres, 13 de juliol de 2012

Clam col·lectiu


Hola, amics i amigues!!! 

Ahir, 12 de juliol de 2012, al matí vam posar-nos al costat d'una família que perdia el seu pis per culpa de la hipoteca. Ens vam aplegar algunes persones del barri de Bellavista, de Càritas de l'església de Sant Francesc d'Assís i de la PAH (Plataforma dels Afectats per la Hipoteca) i vam aconseguir aturar de moment l'ordre de desnonament.

Donem gràcies a Déu!!!  

5 Després, a la presència del Senyor, el teu Déu, diràs això: »"El meu pare era un arameu errant, que va baixar a Egipte i va viure-hi com a immigrant amb les poques persones que l'acompanyaven. Allà es convertí en una gran nació, forta i nombrosa. 6 Els egipcis ens maltractaren, ens oprimiren i ens imposaren treballs pesats. 7 Llavors vam implorar l'ajut del Senyor, Déu dels nostres pares, i ell escoltà el nostre clam: veié la nostra dissort, les nostres penes i la nostra opressió. 8 El Senyor ens va fer sortir d'Egipte amb mà forta i amb braç poderós, enmig de gestes esglaiadores i entre senyals i prodigis; 9 ens va fer entrar en aquest lloc i ens donà aquest país, un país que regalima llet i mel. 10 Per això porto aquestes primícies dels fruits de la terra que tu, Senyor, m'has donat." (Dt 26, 5-10)

 Una abraçada, Pepe

dimecres, 11 de juliol de 2012

Recolzament militant

La Juventud Obrera Cristiana (JOC) y la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), como movimientos de Acción Católica Especializada, iglesia presente en el mundo obrero, queremos expresar públicamente nuestra solidaridad con la lucha de los mineros.

201207minerosLa Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y la Juventud Obrera Cristiana (JOC), como movimientos de Acción Católica Especializada, iglesia presente en el mundo obrero, queremos expresar públicamente nuestra solidaridad con la lucha de los mineros. Hoy esta lucha cobra protagonismo por su presencia en Madrid, tras varias jornadas de marcha desde sus lugares de trabajo, así como los distintos encierros mantenidos en las comarcas mineras afectadas. Hacemos nuestras sus justas reivindicaciones en defensa de sus de puestos de trabajo, que les permitan vivir tanto a ellos como a sus familias con dignidad. La decisión del Gobierno de recortar en un 63% las ayudas al carbón para este año ha soliviantado una vez más a las cuencas mineras, que ven su desaparición más cerca que nunca, de espaldas al trabajo y a las necesidades de la ciudadanía.
La situación dramática que se vive hoy día en nuestro país, con las alarmantes cifras de paro y la destrucción de empleo, hace que nos unamos a las palabras recientemente pronunciadas por el arzobispo de Oviedo, Monseñor Jesús Sanz: “el mundo del trabajo atraviesa un difícil momento, y tiene su perfil propio en las cuencas mineras asturianas. Detrás de un conflicto laboral serio, hay siempre un drama que genera dolor en personas concretas, en sus familias.” 

Llamamos con urgencia a la búsqueda de soluciones por parte del Gobierno y de los trabajadores, a través del diálogo para este conflicto que abarca siete comarcas mineras: Asturias, Galicia, Castilla y León, Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha y Andalucía. El gobierno, una vez más, no puede ni debe hacer oídos sordos ante tanto clamor.
La lucha de los mineros nos manifiesta la solidaridad y el ejercicio comunitario que supone la huelga o la marcha. Los gestos de acogida que se han repetido a lo largo de su caminar hacen visible esa solidaridad. Son capaces de renunciar al interés particular en la búsqueda del bien común, algo a lo que la Doctrina Social de la Iglesia nos invita de manera reiterada.
Los cristianos, los que queremos seguir a Jesús de Nazaret, ¿cómo serviremos a la sociedad si no hacemos realmente nuestra la causa de la afirmación de la dignidad de las personas en el trabajo, si no defendemos con todas nuestras fuerzas la centralidad para la vida social de los derechos laborales y sociales de las personas? “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo…” (Concilio Vaticano II).

Madrid, 10 de Julio de 2012

Pedra picada

https://mail-attachment.googleusercontent.com/attachment/?ui=2&ik=f3dba55e3d&view=att&th=13874c2dc0c69df4&attid=0.1&disp=inline&realattid=b31d1a25eee95398_0.1&safe=1&zw&saduie=AG9B_P_jFYERMiXo3nuvmIMQN7PN&sadet=1341990645162&sads=kFtA7U4IM6znF_V67lhwX_sOSrA

dilluns, 2 de juliol de 2012

Primer les persones i sempre!!!

 
RESCATAR LES PERSONES 

La GOAC de Barcelona-St. Feliu volem compartir la nostra indignació pel greuge entre el rescat dels bancs i l’abandó de les persones. Estem vivint en una situació de profunda crisi no només econòmica sinó també política, social, cultural i de valors. L'afany de lucre i el menyspreu a qui està ja patint les conseqüències es troba a l'arrel d'aquesta crisi. Grans empreses multinacionals i entitats financeres s'han enriquit de forma immoral especialment en els últims anys gràcies a les polítiques neoliberals dictades per tots els governs. Per a “recuperar-nos” d'aquest robatori els mateixos governs han iniciat constants retallades als drets socials que estan suposant la vulneració dels drets humans més fonamentals: salut, educació, treball, habitatge, alimentació... Els mercats financers (que tenen cares i noms) amb el beneplàcit dels governants han generat una crisi econòmica evitable. En aquests dies el govern anuncia, entre mentida i opacitat, un rescat de milers de milions d’euros per part de la troica (FMI, BCE i Comissió Europea) per a sanejar l'economia espanyola. Però aquest fons seguirà enriquint els amos i directius dels bancs i les grans empreses que estan implicats en la desesperació, pobresa i mort de persones i famílies. Amb aquest rescat de la troica imposarà mesures orientades a reduir encara més els drets de la població per aconseguir una mà d'obra barata, atemorida i sotmesa. D'aquesta forma s’agreuja el conflicte social. Perquè on hi ha pobresa no hi ha llibertat, i on no hi ha llibertat no hi ha pau. Vivim, però, també entre persones i col•lectius compromesos amb la justícia. Les accions per la defensa de la sanitat, l’educació, els serveis socials públics i de qualitat són constantment organitzades per moviments socials, professionals, sindicats, associacions i usuaris. Es duu a terme una iniciativa legislativa popular per la dació en pagament contra una llei injusta. La població desnonada s’organitza i reallotja en habitatges buits. Els moviments socials convoquen a denunciar les situacions inhumanes de la classe treballadora: el jovent, les dones discriminades, persones immigrades sense drets, les persones aturades sense subsidi... Totes les lluites, unides a la solidaritat familiar i veïnal, apaigava el dolor i el converteix en esperança. Nosaltres, dones i homes creients i seguidors de Jesús de Natzaret, entenem que la persona, especialment la més desfavorida, ha de ser el centre i motiu de tota activitat humana; que l'economia, la política, el treball i la cultura han d'estar al servei de les persones i el bé comú. Per això ens comprometem i animem a totes les persones a desobeir lleis injustes, a buscar col•lectivament solucions als problemes col•lectius des de l’equitat i la fraternitat: a participar activament en els grups que denuncien la injustícia, en les plataformes sindicals que lluiten pels drets de les persones treballadores, en les cooperatives i entitats que treballen per l'economia solidària i el repartiment de la riquesa, en els espais on es creen alternatives de vida que trenquen amb les lleis del neoliberalisme, en els col•lectius que cerquen una organització política d'autèntica democràcia i en els moviments que lluiten perquè qui ha propiciat aquesta crisi i s'ha beneficiat amb el dolor aliè respongui davant el poble. 

Assemblea Germanor Obrera d’Acció Catòlica Barcelona-St. Feliu 

Cabrera de Mar, 1 de juliol 2012