dimecres, 28 de juliol de 2010

Comunicat de la JOC



Los Secretariados Nacionales de la JOC de Portugal, JOC de España y JOC de Italia nos hemos reunido en Lisboa los días 5 a 9 de julio de 2010, y hemos compartido reflexiones sobre nuestro trabajo en la actualidad con los jóvenes trabajadores, extrayendo conclusiones y retos muy importantes para nuestra misión.

Hoy en día los problemas y dificultades de los jóvenes trabajadores identificados en su momento por Cardijn, nuestro fundador, siguen siendo los mismos, matizados por el contexto. En la actualidad hay una distinta percepción del trabajo. Antes constituía a la persona, y hoy se considera únicamente un medio para obtener dinero. Y bajo esta concepción hay una ausencia de conciencia crítica, cuesta identificar el trabajo como algo importante que influye en el proyecto de vida de la persona y, además, se incrementa cada vez más el miedo que existe en la sociedad, y particularmente en los jóvenes, a perder el trabajo, y se asume como normal la precariedad laboral. Más aún, hay una importante falta de conciencia de los derechos laborales y de la historia del mundo obrero.
La crisis económica y social que vivimos está provocando situaciones de dificultad en los jóvenes trabajadores. Un ejemplo es el crecimiento tan importante que está experimentando (especialmente en Portugal) el fenómeno de los falsos autónomos y contratos muy precarios en el sector servicios (trabalho a recibos verdes). Y también, por supuesto, las tasas tan elevadas de paro entre los jóvenes, y las situaciones de pobreza que se viven hoy día, muchas de ellas entre la juventud inmigrante.

Ante esta situación, la JOC de Portugal, España e Italia queremos afirmar que la falta de conciencia crítica y las esperanzas falsas provocadas por la sociedad capitalista (consumismo, hedonismo, etc.) hacen más necesaria la tarea de la JOC. Pero, además, el fuerte individualismo en el que vivimos invita a que la JOC sea más misionera, y continúe siendo un instrumento concreto para la construcción del Reino de Dios.

Somos conscientes también de las dificultades existentes hoy día dentro de la Iglesia. Por ello, la JOC, como lo ha hecho siempre, tiene que continuar siendo para los jóvenes una Iglesia cercana y acogedora que ofrece un Evangelio necesario y revolucionario en estos tiempos de crisis, reivindicando la dignidad del trabajo y de la persona, debiéndose respetar los espacios para la familia, el tiempo libre, el tiempo para la vida espiritual, etc. Todo ello, hoy, supone necesariamente ir contracorriente, para evitar ser arrastrados por los valores que la sociedad capitalista va imponiendo en nuestra sociedad.

El trabajo de la JOC en nuestros países es muy similar. Estamos atentos a los jóvenes y a nuestras problemáticas, desarrollando campañas de acción que buscan denunciarlas y buscar soluciones. Y seguimos nuestra labor en los barrios tradicionalmente obreros, pero también, cada vez más, en los barrios más precarios y marginales de nuestras ciudades.

Nuestra metodología, la Revisión de Vida, permite que todos los jóvenes expresemos nuestra opinión y reflexionemos sobre la realidad de nuestras vidas, incidiendo en los problemas que vivimos. La JOC es una escuela de formación continua e integral para los jóvenes, haciéndonos jóvenes comprometidos en nuestros ambientes. Por último, la JOC va a continuar llevando la voz de los jóvenes trabajadores a otros foros (organizaciones sociales y políticas, Iglesia, etc.), para que nuestras problemáticas sean tenidas en cuenta y se trabaje por la dignidad de la juventud trabajadora.

Lisboa, 9 de Julio de 2010