dissabte, 4 d’abril de 2020

La HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) ante las consecuencias del coronavirus

URGEN LA SOLIDARIDAD Y LA COMUNIÓN


Nota de prensa Comisión Permanente HOAC 



La situación provocada por el COVID-19, que estamos viviendo, con sus dramáticas consecuencias para todos, ha puesto de manifiesto que la única salida posible es la comunión, la solidaridad. Esta práctica, que Jesucristo nos enseñó con su vida crucificada, es asumida por muchas personas, sean creyentes, o no. Así, cada día podemos celebrar con gozo multitud de testimonios de personas que ponen vida y capacidades al servicio de quienes lo necesitan; también hemos visto cómo la política en gran medida ha sido capaz de humanizarse y ponerse al servicio de las necesidades de las personas y del bien común.

Junto al drama de la enfermedad y la muerte, a la HOAC, como Iglesia presente en medio de las condiciones de vida del mundo obrero y del trabajo, también nos preocupa la dimensión social y económica de esta crisis, y no vemos que la comunión - solidaridad sea la respuesta que se está dando. Valoramos positivamente las medidas del gobierno dirigidas a proteger a empresas, autónomos y trabajadores, pero estimamos que están muy lejos aún de lo que es necesario.

Por ello nos parece una necesidad urgente:

Poner a disposición de las pequeñas y medianas empresas, y trabajadores autónomos el dinero y las exenciones fiscales necesarias para el sostenimiento y relanzamiento de sus empresas, sin que ello suponga ninguna hipoteca ni endeudamientos futuros.

Garantizar los recursos económicos necesarios a todas las personas y familias que se han visto privadas de su trabajo, incluyendo en la solidaridad a los trabajadores y trabajadoras que han sido excluidos de la economía formal. Estas personas si trabajan, cobran, si no trabajan, no cobran: La persona que limpia casas sin contrato, la que vende productos de su huerta de puerta en puerta, la que recoge chatarra, la que hace alguna chapuza de vez en cuando… Estas personas no van a ser incluidas en ningún ERTE ni van a cobrar ninguna prestación de desempleo, pero también son personas trabajadoras que tienen que seguir viviendo. Todo ello hace imprescindible la existencia de una Renta Básica que llegue a todas las personas y familias, y prioritariamente, a estas, que lo necesitan.

Establecer un mecanismo compensatorio para las personas y familias que no puedan pagar hipotecas o alquileres. Ya tenemos experiencia de lo que suponen los desahucios y no deberíamos repetir prácticas que atentan contra la dignidad humana.

Junto a estas medidas de carácter urgente, es imprescindible abordar dos líneas de trabajo para reorientar nuestra sociedad y nuestra economía después de la crisis, y prepararnos para futuras situaciones como esta o parecidas:

Revertir un conjunto de políticas públicas cuya inoperancia ha quedado de manifiesto, para que se centren en el cuidado de la vida. Entre otras señalamos: La atención a la dependencia, incluidas las residencias de mayores. La política sanitaria, que ha sufrido especialmente recortes que han desmantelado a centros de salud y hospitales privándolos de medios técnicos y personal necesarios y ha sumido en grandes estrecheces a la asistencia primaria y la prevención. Los Servicios Sociales Comunitarios, sin recursos para responder a la demanda de la pobreza y la exclusión y sin profesionales que los puedan atender. La política de vivienda, que ha echado una losa insoportable sobre muchas familias. Las políticas de Rentas Mínimas y de lucha contra la exclusión, que parecen diseñadas más como propaganda que como caminos de integración real y la política laboral y de empleo, cuya inoperancia es ya un clamor.

Revisar el papel de la banca privada y el papel del Banco Central Europeo y del Banco de España. Es un contrasentido que le demos a la banca privada el dinero de todos a interés cero, para que la banca lo preste a empresas y personas a un interés cuatro o cinco puntos mayor. Los Estados necesitan una fuente de financiación que no sea una condena, y esto solo puede hacerlo una Banca Pública o legislando que los Bancos Centrales asuman esta función.

Nos unimos al papa Francisco que expresó en la Audiencia General del día de ayer que nuestras sociedades necesitan que difundamos más allá de las emergencias, como la de ahora, esa cultura de la solidaridad, del cuidado y de la acogida, contribuyendo a crear un mundo cada vez más humano.

Seguimos invitando a todas y todos a expresar de manera concreta la solidaridad con quienes más sufren las consecuencias de esta situación, a activar nuestra misericordia compasiva que se traduzca en gestos samaritanos con los más necesitados, y a seguir poniendo nuestra confianza en el Dios de la Vida.

COMISIÓN PERMANENTE DE LA HOAC
Madrid, 26 de marzo de 2020

dilluns, 30 de març de 2020

També les dones són treballadores a la llar!!!

Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar -

Hi ha altres virus contra el món obrer

El coronavirus también genera puestos de trabajo


World Movement of Christian Workers
Mouvement Mondial des Travailleurs Chrétiens
Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos
Weltbewegung Christlicher Arbeitnehmer

¡ALTO A LOS VIRUS!

¡El mundo está al revés! ¡El planeta está en estado de pánico!
¡Y todo esto debido a un pequeño y escurridizo virus que ataca tanto a ricos como a
pobres, que cruza fronteras "sin mostrar sus papeles"!
Y este pequeño virus inodoro e incoloro es más fuerte que cualquier campaña mediática o
sindicato internacional: bloquea toda la economía mundial, hace tambalearse a las bolsas
desde Tokio hasta Nueva York, aterroriza a todos los líderes políticos y económicos, pone en
duda el funcionamiento de la economía neoliberal globalizada, nos obliga a hablar de
"decrecimiento"...

"Derriba a los poderosos de sus tronos..."

Señor Dios, Tú que escuchas las alegrías y las penas de este mundo,
Con los movimientos del MMTC, unidos en un solo corazón y una sola fe, queremos
decirte:
Mira los miles de personas angustiadas,
¡Y danos la fuerza para ampliar nuestra mirada!

TENEMOS MIEDO por nuestra salud, por la de nuestros seres queridos... con razón sin
duda... pero es verdad Señor: ¿Por qué este temor (a veces infundado), cuando sabemos
bien que sólo Tú eres inmortal? ¿Y por qué no tememos por los niños y adultos que han
vivido bajo las bombas en Siria durante 9 años, o en muchos otros países?
Señor, líbralos del miedo, dándoles la paz... ¡de la que también somos responsables!

ESTAMOS AFECTADOS DIRECTAMENTE o EN NUESTRO ENTORNO. A través de los
medios de comunicación sabemos todo sobre esta enfermedad (mortal en el 2% de los
casos) ... pero, tenemos que enfrentarnos a las enfermedades todos los días, y a veces como
resultado de las malas condiciones de trabajo. ¡Y hemos aprendido a luchar, con nuestros
sindicatos, nuestras asociaciones, a superarlos, a levantarnos de nuevo!
Entonces, ¿por qué esta enfermedad nos hace olvidar las epidemias siempre actuales: como
el Ébola (contagioso y en un 80% mortal) que todavía prolifera en el Congo-RDC... o la
malaria (no contagiosa, es cierto) pero que causa 500.000 muertes cada año en el África
subsahariana!
¡Señor, que la investigación médica no se olvide de los países pobres, y que cada persona
humana en cada país tenga el derecho a un cuidado digno!

ESTAMOS TENTADOS DE ABASTECERNOS DE COMIDA a veces comprando todo lo que
hay en las tiendas… por miedo a las restricciones. ¡En algunos países, algunos incluso han
comprado armas para protegerse de los ladrones! ¡Señor, nos avergonzamos de este mundo!
Este mundo que olvida que millones de personas mueren de hambre o de sed por culpa de
nuestra injusta economía mundial.
Señor, da a los líderes de nuestros países el coraje político para atreverse a llevar a cabo
una economía del compartir y de solidaridad, tanto a nivel nacional como internacional.

LIMITAMOS NUESTROS VIAJES, NUESTRAS VISITAS, INTERRUMPIMOS NUESTROS
PROGRAMAS, como medida de precaución. Hemos sido "confinados en nuestras casas",
mientras que otros están regularmente "confinados fuera": los migrantes, los sin techo, los
expulsados, etc... ¡Hemos cambiado nuestro ritmo, hemos tenido tiempo de buscar un
sentido a nuestras vidas!
Señor, que esta dolorosa experiencia nos haga comprender el sufrimiento de los demás, a
nuestro alrededor, en nuestro país o a nivel del planeta. Que sigamos reflexionando sobre el
significado y el alcance de nuestras acciones, o nuestras elecciones.

SOMOS INVENTIVOS Y AGRADECIDOS... inventivos para comunicar, para rezar, para
trabajar, para relajarse, para formarse... ¡Esto es lo que sucede a menudo en tiempos de
crisis! ¡Inventamos! Y RECONOCEMOS a todo el personal sanitario que se ha esforzado
mucho.
Señor, haznos inventores de “una vida digna para todos”. “con tierra, un techo, un trabajo,
una salud que nos permita alabarte y proclamar alto y claro: ¡ALTO A LOS VIRUS!

"¡Alto a los virus!»

1- ALTO AL VIRUS DE LOS BRAZOS!, el cuál a veces nos paraliza... (¡y luego "quedamos
patitiesos”), como sin saber qué hacer, cuando nos encontramos en situaciones en las que
no vemos qué hacer, y aprovechamos para abandonar la lucha!

2- ¡ALTO AL VIRUS DE LAS PIERNAS! ¡el que nos impide ir hacia los demás, sobre todo a
los que nos molestan, con los que hemos vivido un conflicto, los que no han votado como
nosotros, los que no piensan como nosotros, los que no rezan como nosotros!

3- ¡ALTO AL VIRUS DE LOS OJOS! El que nos ciega y nos impide ver todos los
sufrimientos de este mundo, sufrimientos ligados a la guerra, a las injusticias económicas, al
calentamiento global, a las migraciones, etc... ¡El que nos impide ver las asociaciones, los
movimientos donde podemos comprometernos para cambiar todo esto!

4. ¡ALTO AL VIRUS DEL OÍDO! El que nos hace sordos a todas las llamadas a la
solidaridad. ¡El que distorsiona nuestra comprensión escuchando sólo a aquellos que hablan
de seguridad personal o nacional, que piensan sólo en términos de crecimiento económico y
que se olvidan de la Humanidad!

5- ¡ALTO AL VIRUS DE LA LENGUA! ¡Éste nos hace decir cualquier cosa cuando nos
conviene! ¡El que a veces nos seca la lengua y nos hace silenciosos y cómplices ante las
injusticias, los maltratos, los abusos de todo tipo!

6- ¡ALTO AL VIRUS DEL ESPÍRITU! El que nos hará decir (esperémoslo dentro de pocas
semanas), nuestra gran alegría y nuestra tristeza:
a. GRAN ALEGRÍA por haber derrotado JUNTOS esta terrible pandemia.
b. TRISTEZA ante el déficit económico (nacional o mundial) y que tendrá que ser
pagado!
Y este virus del Espíritu incluso hará que antepongamos la economía a lo Humano... como
ocurre hoy día.

7- ALTO AL VIRUS DEL CORAZÓN (el virus de las coronarias = el "auténtico coronavirus"):
¡El más peligroso de todos! ¡El que nos impide AMAR REALMENTE, como Tú nos amas!
¡El que nos frena para VIVIR PLENAMENTE, como Tu Hijo, Jesús lo hizo hasta la Cruz!
¡El que nos bloquea para INVENTAR INTENSAMENTE bajo la acción de Tu Espíritu!

Sí Señor, ayúdanos, a través de nuestros diversos movimientos del MMTC
- a ser militantes de una MEJOR SALUD para NUESTRO PLANETA gracias a la vacuna
de Tu Amor. !
- a resistir a toda forma de egoísmo gracias a la vacuna del Resucitado, que se ha dado
totalmente!
- a inventar otras formas de consumir, de producir, etc. ¡gracias a la vacuna de tu
Espíritu!
¡Que este tiempo de "travesía del desierto" fortalezca nuestra fe y nuestros
compromisos!
Que él nos ayude a leer los signos de "Tu vida más fuerte que toda muerte".
Que nos de la audacia de inventar nuevos estilos de vida y un nuevo modelo
económico, promotor de fraternidad, de solidaridad, de sostenibilidad, para el bien
común y universal.
¡Viva la verdadera vida! ¡Feliz fiesta de Pascua!

Comité Internacional del MMTC
Fátima, Jean-Claude, Mariléa, Philippe, Bernard
(escrito el 19 de marzo de 2020)

dissabte, 28 de març de 2020

Al costat de les treballadores vulnerables



APOYO A LAS ASOCIACIONES DE TRABAJADORAS DE HOGAR Y CUIDADOS
Cristina Ruíz Fernández

En el contexto de la pandemia del COVID-19, ante el anuncio realizado por el Gobierno de España sobre la posible aprobación de un subsidio extraordinario para las trabajadoras de hogar y cuidados, desde distintas asociaciones del sector han elaborado un comunicado para defender esa medida y para exigir que tenga cobertura para todas las trabajadoras, en igualdad de condiciones a otras medidas de protección aprobadas para otros colectivos y, sin excluir a las más de 200.000 personas que trabajan sin contrato.

Las asociaciones que promueven esta iniciativa están recabando el apoyo de organizaciones sociales e individualidades para empujar juntas por el reconocimiento de derechos, especialmente para los colectivos que se verán más golpeados por esta crisis.

Para recoger estás adhesiones han creado un formulario abierto para toda persona o colectivo que quiera sumarse. Se está debatiendo este asunto en estos momentos en los órganos de decisión y, a juicio de estas organizaciones es fundamental que haya presión desde la sociedad civil para acabar con una discriminación injustificable.

Formulario

dijous, 26 de març de 2020

Una pregària obrera davant la pandèmia del coronavirus

Señor,
a ti venimos en estos momentos oscuros y duros.
A ti venimos a explicarte el dolor y la muerte
que causa la pandemia que diezma a nuestros pueblos.
Y ponemos en nuestra boca las palabras del salmista:
“Di al Señor: Tú eres mi refugio,
mi baluarte, mi Dios en quien confío.
Él te librará… de la peste asoladora… bajo sus alas te dará cobijo…
No temerás el terror de la noche… ni la peste que surca la niebla,
ni la plaga que devasta a pleno día” (Sal 91,2-6).
 
Señor,
en ti confiamos en estos momentos
en que tantos hermanos y hermanas nuestros,
tan débiles, viven en sus carnes
el dolor de la Pasión y Muerte de Jesucristo, tu Hijo.

Señor,
a ti venimos para darte gracias
por tantos hermanos y hermanas nuestros
que ponen al día la Resurrección de tu Hijo amado,
entregándose con todas sus fuerzas para aliviar tanto dolor.
Te damos gracias por todos los profesionales de la medicina,
por todos los que trabajan en los hospitales,
por los que cuidan a sus ancianos enfermos en los hogares,
por los padres y abuelos que, con paciencia,
explican a sus hijos pequeños esta situación.
Por los jóvenes que maduran asumiendo esta experiencia,
y sacan de ella consecuencias de futuro.
Te damos gracias por todos los empleados públicos
y funcionarios de nuestros países y ciudades
que nos hacen más llevadera la vida y la convivencia.
Te damos gracias por los trabajadores que hacen
que funcionen los transportes públicos,
que haya medicamentos en las farmacias
y alimentos en las tiendas y en los mercados.
Y te damos gracias por los trabajadores y trabajadoras
que nos facilitan la vida en estos tiempos de reclusión,
y por los que siguen trabajando desde sus casas.  
Sí, te damos gracias por tantas muestras de solidaridad
y por la responsabilidad y seriedad
con la que tantos ciudadanos afrontan esta realidad tan difícil.  
 
Señor,
nos da miedo el futuro, y las consecuencias económicas
que se van a derivar de esta pandemia
que está afectando a tantos y tantos países.  
Nos preocupan los puestos de trabajo que se van a perder,
los trabajadores y trabajadoras
que verán conculcados sus derechos laborales,
o que verán reducido su poder adquisitivo,
los pobres y empobrecidos
que tendrán que recurrir a los servicios sociales,
los pequeños empresarios que tendrán que empezar de nuevo.
 
Señor,
también nos preocupa
la situación económica mundial de los próximos años.
Ayuda a los expertos en economía a encontrar salidas
viables y solidarias para el conjunto de nuestros pueblos,
especialmente de los pueblos más pobres
y con menos medios para superar esta situación.
También te presentamos los campos de refugiados,
y todos los que malviven en ellos.
Señor, tu conoces sus precariedades.
No permitas que esta pandemia pueda llegar a cebarse
en ellos, los más pobres y abandonados,
ni en los sin techo que viven en nuestras calles,
ni en los presos confinados en nuestras cárceles.  
 
Señor,
te pedimos por nuestros gobernantes.
Haz que tengan la sabiduría que viene de ti
para que acierten en las decisiones que tomen,
y que sean sensibles al dolor de tantas familias
que sufren la enfermedad o la muerte
de sus seres más queridos.
Que no tengan intereses espurios
y que solo los mueva el servicio desinteresado.  
 
Padre,
te pedimos por todos los difuntos de esta pandemia.
Acógelos en tu abrazo amoroso y tierno
de madre cariñosa con entrañas de misericordia.
Que descansen en tu paz
y que gocen de tu presencia para siempre.
También te pedimos por sus familiares:
dales tu consuelo y tu cariño para que,
después de esta prueba tan dura,
vuelvan a mirar la vida con esperanza.
 
Padre,
finalmente te pedimos por nosotros.
Haz que esta experiencia tan difícil
por la que ahora pasamos la sepamos aprovechar
para que en el futuro vivamos la vida con sentido,
para que sepamos rechazar todo lo que es superfluo,
para que hagamos nuestra
la experiencia salvadora de tu Hijo Jesucristo
y así, conociéndolo, amándolo y siguiéndolo
como discípulos que quieren vivir su Evangelio,
cumplamos tu voluntad de que nuestro mundo
sea de verdad el Reino que tú has soñado para nosotros.
Amén.
 
Josep Jiménez Montejo
Consiliario del MTCE



 
Senyor,
a tu venim en aquests moments foscos i durs.
A tu venim a explicar-te el dolor i la mort
que causa la pandèmia que delma als nostres pobles.
I posem en la nostra boca les paraules del salmista:
“Digues al Senyor: Ets la muralla on m’emparo,
el meu Déu, en qui confio. Ell et guardarà...
del flagell de la pesta... trobaràs refugi sota les seves ales...
No et farà por la basarda de la nit...
ni la pesta que ronda en la fosca,
o l’epidèmia que a migdia fa estralls” (Sal 91,2-6).
 
Senyor,
en tu confiem en aquests moments
en què tants germans i germanes nostres,
tan febles, viuen en la seva carn
el dolor de la Passió i Mort de Jesucrist, el teu Fill.
 
Senyor,
a tu venim per a donar-te gràcies
per tants germans i germanes nostres
que posen al dia la Resurrecció del teu Fill estimat,
lliurant-se amb totes les seves forces per a alleujar tant de dolor.
Et donem gràcies per tots els professionals de la medicina,
per tots els que treballen als hospitals,
pels qui cuiden la gent gran malalta a la llar,
pels pares i avis que, amb paciència,
expliquen als seus fills petits aquesta situació.
Pels joves que maduren assumint aquesta experiència,
i treuen d'ella conseqüències de futur.
Et donem gràcies per tots els empleats públics
i funcionaris dels nostres països i ciutats
que ens fan més suportable la vida i la convivència.
Et donem gràcies pels treballadors que fan
que funcionin els transports públics,
que hi hagi medicaments en les farmàcies
i aliments a les botigues i en els mercats.
I et donem gràcies pels treballadors i treballadores
que ens faciliten la vida en aquests temps de reclusió,
i pels qui continuen treballant des de casa seva.
Sí, et donem gràcies per tantes mostres de solidaritat
i per la responsabilitat i serietat
amb la qual tants ciutadans afronten aquesta realitat tan difícil.
 
Senyor,
ens fa por el futur, i les conseqüències econòmiques
que es derivaran d'aquesta pandèmia
que està afectant tants i tants països.
Ens preocupen els llocs de treball que es perdran,
els treballadors i treballadores
que veuran conculcats els seus drets laborals,
o que veuran reduït el seu poder adquisitiu,
els pobres i empobrits
que hauran de recórrer als serveis socials,
els petits empresaris que hauran de començar de nou.
 
Senyor,
també ens preocupa
la situació econòmica mundial dels pròxims anys.
Ajuda als experts en economia a trobar sortides
viables i solidàries per al conjunt dels nostres pobles,
especialment dels pobles més pobres
i amb menys mitjans per a superar aquesta situació.
També et presentem els camps de refugiats,
i tots els que malviuen en ells.
Senyor, tu coneixes les seves precarietats.
No permetis que aquesta pandèmia s’acarnissi amb ells,
els més pobres i abandonats,
ni en els sense sostre que viuen als nostres carrers,
ni en els presos tancats en les nostres presons.
 
Senyor,
et demanem pels nostres governants.
Fes que tinguin la saviesa que ve de tu
perquè encertin en les decisions que prenguin,
i que siguin sensibles al dolor de tantes famílies
que sofreixen la malaltia o la mort
dels seus éssers més estimats.
Que no tinguin interessos espuris
i que només els mogui el servei desinteressat.
 
Pare,
et demanem per tots els difunts d'aquesta pandèmia.
Acull-los en la teva abraçada amorosa i tendra
de mare afectuosa amb entranyes de misericòrdia.
Que descansin en la teva pau
i que gaudeixin de la teva presència per sempre.
També et demanem pels seus familiars:
dona'ls el teu consol i el teu afecte perquè,
després d'aquesta prova tan dura,
tornin a mirar la vida amb esperança.
 
Pare,
finalment et demanem per nosaltres.
Fes que aquesta experiència tan difícil
per la qual ara passem la sapiguem aprofitar
perquè en el futur visquem la vida amb sentit,
perquè sapiguem rebutjar tot el que és superflu,
perquè fem nostra
l'experiència salvadora del teu Fill Jesucrist
i així, coneixent-lo, estimant-lo i seguint-lo
com a deixebles que volen viure el seu Evangeli,
complim la teva voluntat que el nostre món
sigui de debò el Regne que tu has somiat per a nosaltres.
Amén.
 
Josep Jiménez Montejo
Consiliari del MTCE

Per si alguna persona es vol adherir

Primavera confinada



   La pandèmia del coronavirus va desbocada. Als tres mesos sembla que comença a baixar a la Xina. Tanmateix Itàlia la supera en defuncions. Des d’ahir l’Estat espanyol se situa en segon lloc en aquest podi macabre amb 3.434 persones mortes i 47.610 infectades oficials. El Decret governamental està resultant insuficient, el confinament parcial, a les mesures els hi manca la contundència d’un pla de xoc d’emergència social amb renda bàsica i Banca pública.

Les veus d’alerta són l’altaveu del clam del confinament asimètric. Els aplaudiments dels balcons són un homenatge al personal sanitari i a tots els serveis vitals, així com de crítica a la corrupció i fortuna de la Casa reial el dia de la intervenció del Rei.

Benvinguts siguin els milions d’euros d’alguns futbolistes insignes. Aquestes donacions fan més punyent que les grans fortunes i el Rei, les empreses i els Bancs, forcin amb avarícia al govern estatal a ajornar un confinament coherent, evitin prioritzar els recursos per la sanitat pública, aplicar una renda bàsica de quarantena, la moratòria de lloguers, electricitat, aigua, gas, préstecs, impostos i intervenir les empreses que convinguin per disposar d’eines mínimes.

De diners n’hi ha, es necessita una fiscalitat d’emergència i canalitzar les finances a través d’instaurar una Banca pública.

La militarització i la limitació o suspensió dels drets fonamentals va en direcció contrària a la solidaritat i responsabilitat col·lectiva.

Es necessita una autoritat competent constituïda per la coordinació i corresponsabilitat del govern estatal, autonòmics i municipals, junt amb els sindicats i entitats de la societat civil.

Convé sensibilitat per les infermeres, la neteja, l’alimentació, les persones infectades sense test del virus, les persones treballadores que han de circular sense mascaretes i gels, exposant la seva pell i roba a l’extensió de la pandèmia.

CCOO proposa mesures d’ampliació del decret estatal. El Manifest impulsat per Yayo Herrero desgrana un decàleg de pla de xoc social. Hi ha manca de visió de gènere per les professions feminitzades més exposades o per les famílies monomarentals.

El dimarts el govern va fer ulls clucs i oïdes sordes al clam de les necessitats vitals socials.

El virus COVID-19 és un element de la natura, innocent i sense intencionalitat, es converteix en mortífer per mitjà del sistema econòmic, social i polític existent que es revela insostenible. El capitalisme i el patriarcat no són un valor de futur pel s XXI.

No es tornarà a la casella de sortida d’aquesta crisi (31 de desembre de 2019), com tampoc a la de 2008. Aprofitem per capgirar valors, realitats de poder i propietat vers un món comú, social, col·lectiu, lliure, republicà i feminista. Un món en igualtat i sense violències, on prevalguin les cures a les persones i natura.
 
26 de març de 2020
share on Twitter Like Primavera confinada on Facebook
CCOO reclama mesures addicionals que complementin a les que ja han pres els governs i que seran insuficients per salvar llocs de treball i la capacitat econòmica de moltes persones

Guia d'autodefensa laboral en temps del coronavirus

Deu apunts sobre l'impacte de gènere del coronavirus
Suggereix a les teves amistats rebre la carta