dilluns, 7 de juliol de 2014

Paraules de descans...



Misa Fiesta Mayor de Bellavista 2014
Acción de gracias
(Pepe Baena Iniesta)

Después de un año de parroquia hoy en esta plaza de Bellavista en plena Fiesta Mayor, me atrevo a decir gracias, Amigo Jesucristo, por estar siempre caminando con todos. Y más con los que son sencillos y humildes del barrio. Así, muchos y muchas te han descubierto sin tener que tener un título, un máster, un cargo político, un poder económico y financiero, haber salido por la tele o los diarios... Aquellos y aquellas que en la sombra han vivido chispas de luz, de tu Luz, Buen Cristo de los pequeños...  Que estaban perdidos y le han encontrado. Que estaban muertos y han recobrado las ganas de vivir. Que utilizaban la violencia como expresión y han descubierto la música de la paz en sus acciones. Que no tenían casa para vivir y le han ayudado a construir un hogar para soñar… Personas con nombres y apellidos que tenían una etiqueta puesta en la frente… y que al final han recuperado su dignidad de ser humano, de hijos e hijas de Dios. Han abierto su corazón a pesar de los pesares a tu Amor sin condiciones que hace descansar….

Así la palabra Gracias esconde las heridas de tantas personas… que son acompañadas por tu Gracia, amigo Jesús… Gracias porque estos hombres y mujeres salen a relucir en el día a día… y tú con tu Cruz  los amas, nos amas a todos porque algo tenemos de…

Gandules, gilis..., gamberros, glotones, gritones, gruñones, gallitos…
Rateros, rameros, ruines, ruidosos, rencorosos, resignados, renegados…
Analfabetos, atontados, acabados, apartados, acobardados, asfixiados, apuñalados…
Cagados, camellos, cabrones, castrados, chorizos, cabezones, corruptos…
Idiotas, imbéciles, ilusos, incompetentes, ignorantes, irritables, ineptos…
Acomplejados, amargados, abusados, abochornados, anti sistemas, alcahuetes…
Sinvergüenzas, soplones, simplones, sobornados, socarrones, salvajes, santurrones…

Entonces Jesús les dijo: “Os aseguro que los que cobran los impuestos para Roma, y las prostitutas, entrarán antes que vosotros en el reino de Dios.” (Mateo 21, 31b)

Lectura complementaria (que se quedó en el tintero)
Nuestras derrotas no demuestran nada
(B Brecht)

Cuando los que luchan contra la injusticia
muestran sus caras ensangrentadas,
la incomodidad de los que están a salvo
es grande.
¿Por qué se quejan ustedes?, les preguntan.
¿No han combatido la injusticia?
Ahora ella los derrotó.
No protesten.
El que lucha debe saber perder.
El que busca pelea se expone al peligro.
El que enseña la violencia
no debe culpar a la violencia.
Ay, amigos.
Ustedes que están asegurados,
¿por qué tanta hostilidad? ¿Acaso somos
vuestros enemigos los que somos enemigos de la injusticia?
Cuando los que luchan contra la injusticia están vencidos,
no por eso tiene razón la injusticia.
Nuestras derrotas lo único que demuestran
es que somos pocos
los que luchamos contra la infamia.
Y de los espectadores, esperamos
que al menos se sientan avergonzados.