dijous, 27 d’octubre de 2011

Ajuda emocional per a infants i adolescents



Ideal, 14 10 11

Carlos Morán 

El Gobierno Vasco creó hace ahora un año el teléfono de ayuda a niños y adolescentes. Pues bien, según el primer balance de esa iniciativa la mayoría de los menores que ha usado ese servicio buscaban ayuda emocional por problemas con sus parejas o con sus amigos. Asuntos como la primera relación sexual, la conveniencia o no de romper una relación sentimental o las dudas sobre la estética personal han sido algunos de los más recurrentes en el primer año de funcionamiento del teléfono. La conclusión es clara: parece que los padres no nos ocupamos todo lo que debiéramos de nuestros hijos… Aquí va la noticia (agencia Efe).
“El setenta por ciento de las llamadas al teléfono de ayuda a niños y adolescentes buscaba apoyo en el terreno emocional para hacer frente a problemas relacionados con la pareja o el grupo de amigos. El Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco ha dado a conocer hoy que durante el primer año de vida de este servicio se han atendido un total de 1.588 llamadas.
Además de orientar a los menores que se encuentran en situación de riesgo, maltrato o vulneración de sus derechos, el servicio se dirige también a personas adultas que tengan conocimiento de este tipo de situaciones. Durante este primer año, las relaciones afectivo-sexuales han protagonizado el 23,8 por ciento de las consultas al teléfono 116111. Dentro de este bloque, las demandas de los jóvenes se han dirigido hacia las relaciones de pareja, los métodos anticonceptivos o la atracción sexual. Responder a dudas sobre la conveniencia de terminar o no una relación de pareja, la primera relación sexual, los celos o las infidelidades, han ocupado buena parte del trabajo de los orientadores.
Para la directora de Política familiar y comunitaria del Gobierno Vasco, Loli García, este servicio se ha convertido en un “referente para este sector de la población, ya que les ayuda a enfocar situaciones que están viviendo y que difícilmente podrían solventar de otra manera”.
El 17,7 por ciento de las llamadas se referían a lo recogido como “relaciones entre iguales”, entre las que se agrupan desde los conflictos de cuadrilla, las nuevas amistades y los sentimientos de traición, hasta las experiencias de rechazo o las dudas sobre la estética personal.
El malestar psicológico ha sido uno de los principales motivos de consulta por parte de los menores, ya que casi el 12 por ciento han expresado su inquietud ante manifestaciones de aburrimiento, soledad, ansiedad y cambios de humor. En este apartado destacan también los trastornos del sueño, la obesidad y la necesidad de diálogo”.